Opinión |
Pros y contras | Artículo de Emma Riverola

La antorcha de Vox

Según una reciente encuesta, sus votantes son los más insatisfechos con su situación económica, laboral y social. La extrema derecha busca atraerlos con el desprecio

El presidente de Vox, Santiago Abascal, y la candidata del partido ultra a la Presidencia de la Junta, Macarena Olona, durante el mitin de precampaña de la formación en Granada, este 28 de mayo de 2022.

El presidente de Vox, Santiago Abascal, y la candidata del partido ultra a la Presidencia de la Junta, Macarena Olona, durante el mitin de precampaña de la formación en Granada, este 28 de mayo de 2022. / EUROPA PRESS

Emma Riverola

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Vox se compromete a "suspender la autonomía catalana hasta la derrota sin paliativos del golpismo". Sus políticos definen el aborto como “matar niños en el vientre materno”. Les da “pena” no volver a oír por las calles “ese es un cuerpo, no el de la guardia civil”, ya que demuestra el “odio a la belleza y al hombre” de los partidarios del ‘solo sí es sí’. Hablan a las personas con discapacidad "como si estas fuesen personas como todas las demás”, como espetó el vicepresidente de Castilla y León a una procuradora socialista. Son los únicos que rechazan reconocer el antigitanismo como delito de odio específico…  

Vox exhala una evidente indigencia política. No importa. Según una reciente encuesta, publicada por eldiario.es, sus votantes son los más insatisfechos con su situación económica, laboral y social. Vox busca atraerlos con el desprecio. Por ello incendia polémicas. Por ello frota con ortigas cualquier debate. Asegura que quiere poner orden en el caos, mientras acerca la antorcha al polvorín del descontento. Humilla y provoca, y sabe que conecta con quienes aplaudirían la explosión. Recuperar el respeto en los debates políticos no es solo una necesidad ética, es un arma contra la estrategia de la ultraderecha.  

Suscríbete para seguir leyendo

TEMAS