Diseño Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Superobjetos de 2021

1
Se lee en minutos
Waterlight.

Waterlight.

Los objetos cotidianos también quieren entrar en ránkings anuales, este vicio absurdo, pero irresistible, que se nos antoja al despedir cada año. Durante el pasado 2021 causó revuelo la serie limitada de deportivas Satan, ideada por el rapero Lil Nas X que entre sus molduras, dicen, lleva sangre humana. Y también las zapatillas Go Fly Easy, que te puedes poner y sacar sin usar las manos. Adiós a cordones y velcro, el sueño de Regreso al futuro, ideal para ancianos y personas con discapacidad. La nueva colección de asientos ergonómicos para video jugadores que ha lanzado Ikea. Una botella de agua Evian 100% reciclada y reciclable, del prometedor estilista de Vuitton Virgil Abloh, fallecido hace apenas mes y medio con 41 años. Un preservativo unisex, tanto para hombre como para mujer, a partir de una bolsa de poliuretano, creada por un ginecólogo malayo. Una mascarilla de papel de arroz biodegradable, que contiene semillas de flores para germinar allí donde acabe desechada. Por supuesto las 18.000 camas de cartón reutilizable, que resistieron el peso de los atletas durante los pasados Juegos Olímpicos de Tokio. El objeto más sorprendente, Waterlight, una lámpara colombiana que utiliza simplemente agua de mar, -incluso orina- que se ioniza con placas de magnesio produciendo electricidad instantánea. Sin necesidad de batería, sirve también para recargar el móvil y puede funcionar hasta tres años.

Son parte de una selección de la revista inglesa Dezeen. Como se puede observar, el diseño empapa transversalmente todo status social y económico, género, estética. Desde productos comerciales exclusivos o masivos, a pequeñas grandes aportaciones locales que mejoran nuestra vida cotidiana. El reto de la sostenibilidad es, desde luego, el más acuciante. El gran desafío de 2022, la generación de productos que absorban CO2. Elon Musk ya ha anunciado un premio de 100 millones de dólares para quien lo consiga. ¿Y los gobiernos mundiales cuánto? ¡Hola!, ¿hay alguien? Que esto se acaba.

Temas

Diseño