Globalización Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

20 años con China

O empezamos a regular este mundo tan abierto o, seguramente, cuando en diez años hagamos balance de las tres décadas de China en la OMC, nuestro destrozo puede resultar casi irreversible

1
Se lee en minutos
EEUU condena al primer espía chino extraditado por robo de información secreta

EEUU condena al primer espía chino extraditado por robo de información secreta / Miguel Candela/SOPA

Hace pocos días se cumplieron 20 años del ingreso de China en la Organización Mundial del Comercio. Un buen momento para hacer balance de dos décadas de crecimiento generalizado, especialmente para el gigante asiático, que ha transitado de país en vías de desarrollo a disputar la hegemonía global a Estados Unidos. Dicha incorporación supuso la culminación de una determinada concepción liberal de la economía, que tuvo como mejor exponente en la década de los 70 a la premier británica Margaret Thatcher. Su ideario adquirió velocidad con el hundimiento soviético y con una globalización estimulada, también, por las nuevas tecnologías de la comunicación. Un proceso que ha tenido efectos muy diversos.

Noticias relacionadas

China se ha encontrado extremadamente cómoda, en un marco ideal para su singular modelo de totalitarismo político y libertad empresarial, tutelada e intervenida por el Estado. Por su parte, desde ambos lados del Atlántico, pese a la euforia de los primeros años, hemos visto cómo nuestros viejos equilibrios sociales y políticos se han ido resquebrajando al ritmo de una creciente desigualdad. Una desorientación profunda que nos lleva a un mero gestionar el día a día sin proyecto alguno a medio plazo. Es tal el desconcierto que, incluso, no pocos occidentales se sienten atraídos por el modelo chino. Todo ello, consecuencia de lo acelerado y desgobernado del proceso de apertura. En resumen, un balance cargado de claroscuros. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En este contexto, la pandemia, que ha venido a multiplicar los estragos de la crisis de 2008, nos lleva a una situación bastante límite. O empezamos a regular este mundo tan abierto o, seguramente, cuando en diez años hagamos balance de las tres décadas de China en la OMC, nuestro destrozo puede resultar casi irreversible. Y no será por culpa de los chinos pues, precisamente, la esperanza reside en que reconducir los desperfectos depende tan solo de nosotros. Pero, para ello, debemos empezar por compartir un nuevo ideario. Lamentablemente, aún no estamos en ello.

Temas

China