APUNTE

Alguien debería contar la verdad

2
Se lee en minutos
Abde se lamenta tras un error

Abde se lamenta tras un error / Jordi Cotrina

No diré, porque no quiero líos (pues ya lo he escrito), que a los catalanes nos encanta ser engañados o que a nuestro alrededor se generen falsas expectativas, sí, sí, de todo tipo, ustedes ya me entienden. Somos muy propensos a construir castillos en el aire o ‘fer volar coloms’.

Una cosa es provocar ilusión, animar al personal, ganarse a la gente para la causa y otra, muy distinta, no contar la verdad, no decir lo que pensamos, no ser realistas y, sobre todo, no trazar un proyecto creíble, real. Es evidente y por ahí deberíamos empezar, pues está claro que Joan Laporta no tenía proyecto, ni avales. Y, al final, tras encontrar amigos que le prestasen el dinero y abrazarse (sin creer en él) a Xavi Hernández, que está haciendo un cursillo acelerado de entrenador (lo siento, pero lo de Qatar no cuela), sigue dispuesto a no decirnos la verdad.

Los goles perdidos

Considerar a los catalanes tontos es un atrevimiento enorme. Creer que los culés no se dan cuenta de dónde están, perdón, qué situación atraviesa su club, qué plantilla tiene, qué es lo que hay y hasta dónde pueden soñar, que no es otra cosa que entrar en la próxima Champions, es engañar al personal, como se le engañó con la lona del Bernabéu y la (casi) seguridad de que Leo Messi seguiría entre nosotros.

El Barça, ¡ojito al dato!, lo digo porque sé (yo no les creo tontos) que ustedes lo han pensado mil veces en estos últimos meses (como lo sufrió Ronald Koeman, que ya se ha visto que no era culpable de todo), ha perdido entre 67 y 76 goles por temporada. Leo Messi y Luis Suárez marcaron 76 en la campaña 2017-18; los dos amigos repitieron, la campaña siguiente (2018-19), con 75 dianas y la última vez que se juntaron los tres ‘cracks’ desaparecidos (Messi, Suárez y Antoine Griezmann) lograron 67 goles. Estará bien o no recordar, pero es la pura realidad.

"¡Aquest any, sí!"

Puedo ser más duro si quieren. Deberíamos, para no engañar al personal. Ninguno de los actuales titulares del Barça, ni jóvenes ni ‘vacas sagradas’, jugarían en los once iniciales de los 15 mejores equipos europeos. Más aún: ninguno de los 25 jugadores de la plantilla culé están al 65% de su rendimiento.

Noticias relacionadas

Y, déjenme (lo siento, o no), que les cuente la última realidad, para que no se crean (también) eso que dicen Laporta y Xavi de que en el Barça “no hay temporadas de transición”: el club acaba de cumplir 122 años de vida, ha ganado 26 Ligas y 5 Champions, pues bien, para no tener temporadas de transición que sepan que, en 96 campañas, se ha quedado sin grandes títulos.

Acabo. ¿Por qué se creen que alguien inventó el “¡aquest any, sí!”? Porque nunca se ganaba y siempre soñaban con que ese año sí lo conseguirían. Y, tampoco. Así que tengamos paciencia (mucha), ilusión (toda), pero no engañemos al personal, por favor.

Temas

Barça