Pros y contras Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Estampas costumbristas

1
Se lee en minutos
Un hombre muestra su pasaporte covid a la entrada de un restaurante en Ciutat Vella, en Barcelona.

Un hombre muestra su pasaporte covid a la entrada de un restaurante en Ciutat Vella, en Barcelona. / FERRAN NADEU

Como un ciudadano ejemplar, antes de entrar en el restaurante enseño el certificado covid. El camarero, transfigurado en un policía sanitario, me dice que las comprobaciones se realizan con el cliente sentado. Por error, enseño un código QR que corresponde a mi condición de socio de un club de fútbol. Me dice que no vale y aprovecha la ocasión para comentarme el juego del equipo. Ahora sí, le enseño el documento que toca. Lo comprueba y después me canta la carta y me dice: “¡Buen provecho, Josep Maria!”. No me conoce de nada, pero como sabe el nombre porque el código se lo ha revelado, se toma una confianza que me resulta algo incómoda porque yo no sé si él se llama Sebastián o Aníbal o lo que sea.

Noticias relacionadas

En otra mesa, una de las tres amigas que se sientan no tiene el pasaporte. Otra se exclama y dice que se lo hicieron en Barcelona y que cómo puede ser que en Girona no valga. Hablan como si fuera un salvoconducto medieval y crean un revuelo notable. Mientras dos de las amigas van al CAP (“para hacernos los papeles”, dicen) llega la noticia de que ya no es necesario. Comen aliviadas. No sé si el certificado de vacunación va a servir de nada, pero seguro que contribuye a la literatura costumbrista.