Análisis

La pistola atascada de Memphis Depay

1
Se lee en minutos
Memphis se lamenta tras desperdiciar una ocasión ante el Benfica.

Memphis se lamenta tras desperdiciar una ocasión ante el Benfica. / Jordi Cotrina

Raymond Chandler tenía un consejo para todos aquellos que quisieran dedicarse a escribir novela negra: “En caso de duda, haz que entre un tipo con una pistola”. El Barça de Xavi Hernández empieza a ahuyentar con su juego algunas (solo algunas) de las muchas dudas que el funesto 'esloquehayismo' de Ronald Koeman sembró en la parroquia blaugrana (y en los jugadores, a juzgar por las imprudentes pero reveladoras declaraciones de Óscar Mingueza), pero no logra encontrar al tipo de la pistola. Descartados temporalmente para el puesto Ansu Fati, Sergio Agüero y Martin Braithwaite por sus diversas dolencias, en la lluviosa noche del martes quedó claro que el pistolero de Xavi no se llama Philippe Coutinho (que ante el Benfica no jugó ni un minuto y cuya cotización en el mercado se acerca peligrosamente a la de una cerilla usada) ni Luuk de Jong (que ni siquiera salió a la banda a calentar y que por el bien de todos debería abandonar el club en el mercado de invierno) y se abrió, ay, un enorme interrogante sobre Memphis Depay.

Noticias relacionadas

Lo más alarmante del partido de Memphis no fue tanto su falta de gol (el neerlandés no ha visto puerta en la Champions desde que viste de azulgrana) como su nula comprensión de lo que necesitaba en cada momento el equipo; sus movimientos erráticos, sus desmarques a destiempo y sus recortes y caracoleos resultaron tan útiles como la hoja de ayer del calendario. Podrá decirse en su descargo que su posición natural no es esa de ariete a la que le obligan las circunstancias de la plantilla y que, además, lo ha jugado absolutamente todo desde que llegó, pero se hace difícil pasar por alto su creciente desconexión con la prometedora idea de juego colectivo que va imponiendo el nuevo entrenador. Así las cosas, si Ansu, Dembelé y Braithwaite (a quien, según dicen, Xavi ha prometido un rol importante) logran regatear las lesiones, no sería ninguna sorpresa que el futbolista que empezó la temporada como el jugador franquicia del Barça 2020/21 la termine como un reserva de lujo. Quién sabe si para entonces no lleva colgando el cartel de transferible.