El futuro del mercado laboral

Infraestructuras digitales y nuevos empleos

Los nuevos perfiles requieren de ajustes en la Formación Profesional y universitaria

3
Se lee en minutos
Estudiantes de Telecomunicaciones en la UPC se disponen a hacer un examen, el pasado enero.

Estudiantes de Telecomunicaciones en la UPC se disponen a hacer un examen, el pasado enero. / MANU MITRU

La sociedad conectada demanda un amplio despliegue de infraestructuras de telecomunicaciones que ayuden a completar la digitalización de la economía y el despliegue completo de la red 5G. Esto necesita de nuevos perfiles profesionales y de una revisión de la Formación Profesional (FP) y universitaria. De hecho, algunos empleos tendrán alta demanda y otros requerirán de una gran colaboración entre empresas e instituciones educativas. Veamos cómo evoluciona este ámbito en nuestro país y a nivel internacional, ahora que existe una alta demanda de competencias y habilidades digitales en el mercado laboral.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Demanda de instaladores profesionales

El despliegue de las redes 5G necesita de un mayor número de profesionales de las telecomunicaciones. Esta infraestructura amplía las conexiones permitiendo lo que se conoce como el internet de las cosas. Esto supone un mayor número de antenas y dispositivos que permitan enviar señales. Urgen técnicos para su instalación y reparación. Estos puestos de trabajo son difíciles de cubrir, porque requieren una capacitación especializada y el trabajador necesita tener habilidades como poder trabajar en las alturas, bajo condiciones climáticas adversas en muchas ocasiones y sus tareas implican cierta peligrosidad.

El caso más ilustrativo de la falta de profesionales es el de los conocidos como los “escaladores de torres de telecomunicaciones”. Son perfiles con alta demanda que han requerido acciones de formación y capacitación por parte de las empresas, en colaboración con las instituciones educativas. Por ejemplo, en Estados Unidos ya se han iniciado un conjunto de programas para formar instaladores por todo el país, especialmente para cubrir las zonas rurales. La demanda es alta porque se calcula que el despliegue de estas redes 5G podría crear en total 4,5 millones de empleos.

Otros perfiles están vinculados a la ingeniería de construcción, a la gestión de proyectos y operaciones de campo, al mismo tiempo que otros técnicos deberán ocuparse de una actualización de sitios de red para ofrecer conectividad 5G. Esto incrementará la demanda en el sector de las telecomunicaciones. En el caso de España, los datos de la ONTSI indican una tendencia positiva en la creación de empleo del sector TIC, con un incremento del 5,5% en los últimos cinco años. Sin embargo, el índice DESI sigue señalando como una de sus mayores debilidades la falta de competencias digitales por una gran parte de los profesionales españoles en comparación con la media europea. 

La actualización de la Formación Profesional

El escenario digital obliga a las instituciones educativas a actualizarse y responder a las nuevas demandas del mercado laboral. El Gobierno español acaba de presentar el anteproyecto de Ley Orgánica de Ordenación e Integración de la Formación Profesional. Esta propuesta tiene como objetivo dotar a este ámbito educativo de un marco regulador actualizado que le permita formar a los nuevos profesionales del ámbito de las TIC. Es decir, una revisión del catálogo nacional de las ofertas formativas adaptado a los requerimientos de la economía digital, así como a un futuro más sostenible.

La gran apuesta está en la FP dual como una de las salidas para ajustar las demandas laborales. Se trata de mejorar la colaboración entre los centros educativos y los de trabajo. Se quiere definir mejor los ámbitos de actuación de cada uno y los requisitos que deben tener los formadores para adecuar estas enseñanzas profesionales a los entornos laborales cambiantes y complejos.

Noticias relacionadas

Competencias digitales y microcredenciales

La formación universitaria no queda exenta de esta renovación. En el ámbito de las TIC, debe también reforzar las competencias digitales de sus estudiantes y de su profesorado. A su vez, la oferta de microcredenciales se considera la vía más rápida para ofrecer especialidades en un corto periodo de tiempo. Se trata de títulos expedidos por las universidades que responden a temáticas muy especializadas como respuesta a la demanda laboral. Es la manera de competir también con otras ofertas formativas no regladas ofrecidas por instituciones, empresas o grandes corporaciones como Google. Es tiempo de grandes retos para el empleo y la formación profesional y universitaria.