Debate sobre Catalunya

Los indultos fracturan al independentismo

El daño reputacional a Catalunya infligido por el 'procés' tardará tiempo en cicatrizar. De ahí que la reunión anual del Cercle d'Economia trate de evitar el declive aprovechando el nuevo clima político

2
Se lee en minutos
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saluda al president de la Generalitat, Pere Aragonès, durante un acto en Foment del Treball a principios de mes.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, saluda al president de la Generalitat, Pere Aragonès, durante un acto en Foment del Treball a principios de mes.

Si se bucea en el debate de los indultos a los independentistas que se libra en superficie, se aprecian estampas muy interesante reservadas para el mundo submarino de la política. En la última semana, que comenzó con un “todos contra Pedro Sánchez” por su determinación en conceder los indultos, aunque limitados y condicionados, algunos barones históricos del PSOE como Felipe González, José Bono o el extremeño Guillermo Fernández Vara, moderaron su oposición inicial a la decisión del Gobierno. Al tiempo, barones del PP con mando, como el andaluz Moreno Bonilla, el gallego Núñez Feijóo y el castellano Mañueco, se desmarcaban de la concentración en la Plaza de Colón contra la medida. Saben leer su propia historia: Aznar, desde el Gobierno, fue el campeón de los indultos, en su mayoría muy poco discutibles.

La carta desde la cárcel del líder de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, aceptando el indulto y mostrando su disposición al diálogo sosegado, ha contribuido a ese cambio de posiciones que augura una etapa con menos enfrentamientos entre Catalunya y España. En contraposición, se disparan las tensiones en el bloque independentista. Esquerra, que ya preside la Generalitat, lo que no sucedía desde la Segunda República, parece haberse decidido a hacer vida política propia, sacudiéndose el temor reverencial al expresident huido, Carles Puigdemont. Dentro de su partido, Junts per Catalunya, los talibanes de Puigdemont acosan por tibio a su secretario general, Jordi Sànchez, que también será indultado. Los indultos dividen al independentismo, claramente. Lo explicó sin rodeos Elisenda Paluzié, presidenta de la Asamblea Nacional Catalana: los indultos, dijo, nos dividen y nos debilitan en la escena internacional, porque refuerzan la imagen de una España dialogante. Los considera una medida inteligente del Gobierno español, dañina para el independentismo y que “deja fuera a los exiliados”. 

Con Puigdemont descolocado ante la medida de gracia, la ministra de Podemos, Ione Belarra, le echó un cable pidiendo que pueda regresar sin ser detenido. En minutos, la portavoz María Jesús Montero, socialista, puntualizó: “Puigdemont debe ser puesto a disposición de la Justicia”.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Noticias relacionadas

Mientras un nuevo clima político distendido se abre paso, el Cercle d'Economia catalán prepara su reunión anual de reflexión titulándola “La gran reconstrucción”. Asistirán Pedro Sánchez, Pere Aragonès, el rey Felipe VI y el presidente de Corea del Sur. Los empresarios catalanes piden que Madrid deje de actuar “como una aspiradora económica”, aprovechando el factor capital del Estado. Es sólo parte del problema. La conflictiva política catalana es la que ha venido actuando como centrifugadora de inversiones. La última decisión que ha decepcionado ha sido la elección de Málaga, en vez de Barcelona, por parte de Google, para la construcción de un centro de excelencia para ciberseguridad. Son 650 millones de inversión. Y Amazon ya eligió tres localidades aragonesas para situar su “región” del sur de Europa, en una operación que generará más de mil puestos de trabajo cualificados. 

El daño reputacional a Catalunya infligido por el 'procés' independentista tardará bastante tiempo en cicatrizar. El problema no es solo que empresas y bancos se marcharan, sino que las que normalmente debían llegar, no lleguen en bastante tiempo. De ahí que el Cercle d'Economia trate de evitar el declive aprovechando el nuevo clima político. La esperanza es el combustible básico para “la gran recuperación” que promueve la entidad, ahora presidida por Xavier Faus.