Una España sin inspiración

1
Se lee en minutos

España arranca con un decepcionante empate frente a Grecia este extraño camino hacia el Mundial de Qatar. No es buena noticia, tampoco un drama. Un accidente, dijo Morata al final. Y no le falta razón al autor del gol. Pero la lección hay que aprenderla para la siguiente ocasión. Faltó profundidad y sobraron pases en horizontal, no se encontraron los espacios y cuando se abrió el juego a la banda con Bryan Gil, tampoco sus centros encontraron remate.

Hubo decisiones de Luis Enrique sobre las que se va construyendo el equipo. De las más sorprendentes, la titularidad de Eric Garcia, espaldarazo del seleccionador al «castigado» central del City. Por la derecha Marcos Llorente, en una posición que no le deja brillar como en el Atlético. Gayá sigue siendo el dueño del lateral izquierdo, tuvo una de las mejores ocasiones pero no supo resolver Oyarzabal.

¡Ay, el VAR!

La reciente lesión de Ramos hizo que Lucho le diera solo el primer tiempo. Suma y sigue. Mala suerte para su sustituto, Iñigo Martínez, quien cometió el penalti que supuso el empate de Grecia. ¡Ay el VAR, cómo se critica su utilización y cuánto se echa de menos cuando la jugada no parece suficiente como para merecer tanto castigo!

Calentaba ya Pedri en la banda cuando empató Bakasetas para Grecia.30 minutos por delante y tablas en el marcador. Un escenario perfecto para poder firmar un gran debut. Y si al tiempo debuta Bryan Gil, con la intención de agitar el juego por banda para romper la maraña griega, pintaba bien. Pero no salió. El canario no estuvo cómodo. Bryan no se dejó un balón por centrar al área, pero sin éxito. 

Noticias relacionadas

Lo mejor, sin duda, que Morata responde a la confianza del seleccionador con un gol muy bien ejecutado. Control con el pecho y buen remate tras un buen pase de Koke. De las mejores noticias para una selección que no encontró el camino para romper la presión griega, sin inspiración pese a dominar la posesión del balón. 

España está en construcción. Hay buenos materiales pero hay que colocarlos en su lugar y ensamblarlos con exactitud para levantar un buen edificio. Continuará.