Apunte

La hora de otro impuesto digital

La OCDE avanza en una tasa sobre multinacionales que reemplazará a la que ahora aplica España solo a las plataformas

2
Se lee en minutos
La ministra de Hacienda,  María Jesús Montero.

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / EUROPA PRESS M FERNANDEZ POOL

Como en tantísimas otras cuestiones, la llegada del demócrata Joe Biden a la presidencia de EEUU ha reactivado la búsqueda de un consenso internacional para lograr una nueva fiscalidad de las multinacionales que, gracias al entorno digital, pueden realizar su negocio allí donde no tienen establecimientos permanentes y elegir pagar impuestos allá donde son mas baratos.

Noticias relacionadas

El expresidente republicano Donald Trump mantuvo empantanadas estas negociaciones durante los últimos años, para evitar cargar el daño sobre las multinacionales estadounidenses. Para ser justos, hay que reconocer que la resistencia de Trump hizo sacar el debate de la casilla de las multinacionales tecnológicas en la que había empezado. El debate en el seno de la OCDE y del G-20, allá por el 2010, comenzó centrado en las llamadas 'GAFA' (acrónimo que alude a Google, Apple, Facebook y Amazon) y las grandes, tecnológicas, en general; la mayor parte de ellas, de origen estadounidense. Las discusiones en el seno de la OCDE finalmente ampliaron el foco para abarcar, no solo la fiscalidad de las tecnológicas, sino también la de cualquier multinacional que acaba sin tributar por sus beneficios en todos los países donde los obtiene. También se avanzó en imponer una fiscalidad mínima a las multinacionales. Pero llegados a este punto, Trump volvió a chapotear en el pantano de la negociación y la frenó con el argumento escapista de que cada multinacional pudiera elegir.

La nueva secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, ha asumido el compromiso de volver a la negociación. El objetivo es que la OCDE presente los términos de un acuerdo en junio para que el G-20 lo adopte en julio y se implemente en el 2022. La última semana de enero se celebró un importante foro en el seno de la OCDE, con participación de los 138 países implicados en la búsqueda de este acuerdo. Roberto Gualtieri, ministro de Finanzas de Italia (país que ejerce este año la presidencia del G-20) acertó al señalar que "la alternativa a una falta de acuerdo internacional no es mantener el status quo, sino la fragmentación", pues ya hay 40 países (entre ellos España, Reino Unido o Francia) que tienen en su propia tasa digital o avanzan en ella. El ministro de Hacienda británico, Rishi Sunak, presente en los debates, remarcó que cuando se alcance un acuerdo internacional cancelarán su impuesto propio (lo mismo previsto por el Gobierno español). "En ese momento nos desharemos del gravamen sobre servicios digitales [impuesto indirecto] y gravaremos los beneficios [impuesto directo]", dijo subrayando el relevante matiz del nuevo impuesto digital en el que trabaja la OCDE, distinto también del ya adoptado en España o Francia.