Apunte

Políticos de riesgo

Los dirigentes que se han vacunado aunque no les tocaba no son los únicos responsables. Sería bueno saber qué controles existen en el plan de vacunación de Sanidad

Se lee en minutos
El consejero de Salud de Murcia, Manuel Villegas, en la rueda de prensa en la que ha pedido perdón por haberse vacunado contra el coronavirus.

El consejero de Salud de Murcia, Manuel Villegas, en la rueda de prensa en la que ha pedido perdón por haberse vacunado contra el coronavirus. / EFE / Marcial Guillén

Resulta que el ya exconsejero de Sanidad de Murcia se ha vacunado contra el coronavirus, aunque no le tocaba. Él y cientos de trabajadores de su departamento, entre ellos su esposa. La excusa: gestionan el día a día de la pandemia. Al mismo tiempo, hay sanitarios en la región que trabajan en primera línea y aún están esperando su dosis. Además de este consejero, tan impresentable, que ha dimitido, hay varios alcaldes que se han abalanzado sobre la vacuna. Socialistas, populares, independientes o independentistas de Comunidad Valenciana, Córdoba o Tarragona decidieron que sobraban dosis entre anciano y sanitario y se apuntaron a la inmunidad. Me cuesta describir la intensidad de la vergüenza que esto me provoca. Estoy segura de que en Rafelbunyol, Torrecampo, Riudoms o Murcia hay ciudadanos a los que les corre más prisa que a sus políticos.

Noticias relacionadas

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Algunos de estos individuos han dicho que sobraban dosis en la residencia de ancianos, como si no hubiera más mayores fuera a los que llamar. Otros, marido y mujer y regidores de dos pueblos distintos, lo mismo. Qué casualidad: una pareja unida en lo bueno y en lo malo, en la salud más que en la enfermedad. Sostienen que ven a mucha gente, como diciendo que trabajar les sitúa automáticamente en grupo de riesgo. El presidente Sánchez, el ministro Illa, el alcalde de Madrid o los cajeros de supermercado también ven a mucha gente y siguen esperando. El alcalde de La Nucía (Alicante) ha sido más original. Alega que ejerce como médico en el club de fútbol del municipio, como si fuera lo mismo que trabajar en el Hospital Reina Sofía de Murcia. Me habría parecido casi entrañable que si de verdad sobraban dosis, hubieran llamado a sus padres o a la tía octogenaria que no se ha vacunado, porque no vive en una residencia. Sería igualmente irregular, pero más humano. Otro alcalde, el de Rafelbunyol, al ver la que se ha liado dice que renuncia a recibir la segunda dosis. Pero de dónde sacan a esta gente. Llegados a este punto, creo que no son los únicos responsables. Sería bueno saber qué controles existen en el plan de vacunación de Sanidad. Da la impresión de que roza el sálvese quien pueda.