26 oct 2020

Ir a contenido

Tribuna

Los representantes del PNC frente al mnonumento.

ACN

Ahora sí que toca

Marta Pascal

El futuro de Catalunya no pasa por repetir el fracaso de la vía Torra, Puigdemont y Junqueras

Vivimos momentos convulsos y difíciles. Las empresas, los autónomos, los trabajadores y miles de familias sufrimos los efectos de la pandemia del coivid-19 y la devastadora crisis económica y social. Las dinámicas políticas de los últimos años en Catalunya y en España han añadido aún más inestabilidad. El país no pasa por un buen momento. Hay que reaccionar. No basta lamentarse. Ahora sí que toca comprometerse por un futuro más esperanzador.

Esta ha sido una legislatura fallida, con un Govern inactivo y solo preocupado por una gesticulación estéril que no sirve para pagar hipotecas, construir escuelas, mejorar hospitales ni planificar carreteras. Por no tener, incluso estamos ahora sin 'president'. Nunca tendríamos que haber permitido llegar hasta aquí. El futuro de Catalunya no pasa por repetir el fracaso de la vía Torra, Puigdemont y Junqueras, ni dejarlo en manos de todos aquellos que a lo largo de los tres últimos años la han avalado. No pueden tener soluciones quienes hasta ahora no han hecho nada más que crearnos problemas. No pueden pretender centrar el país quienes se han dedicado estos últimos años a descentrarlo. Por todo ello, el Partit Nacionalista de Catalunya se presentará a las próximas elecciones catalanas, aunque a algunos les estorbemos.
   
Queremos estar en el Parlament para priorizar la respuesta a la pandemia del coronavirus, para defender nuestro tejido económico y social, para luchar contra las desigualdades de todo tipo, para preservar nuestros modelos educativo y sanitario y para garantizar un futuro sostenible para nuestros jóvenes. No podemos seguir cuestionando todo lo que nos ha hecho fuertes y líderes como país, que hemos ido construyendo a lo largo de los últimas décadas y que con orgullo nos convirtió en motor del sur de Europa. La pérdida de competitividad hoy no solo nos daña el prestigio y la economía, sino que nos arrastra hacia un precipicio. No podemos seguir en caída libre.

A todo esto le podemos dar la vuelta con una política noble, honesta y comprometida, sin renuncias a los ideales, pero sí rehuyendo del tacticismo y la confrontación. Sin desobediencias simbólicas ni unilateralidades frustradas. Ya hemos sufrido bastante. Estamos aquí para romper bloques partidistas que nos atenazan y condicionan nuestro progreso. Queremos una Catalunya próspera, sostenible, europea, innovadora, de una fuerte implantación industrial, igualitaria y para todos. No hay tiempo que perder ni excusas que valgan. Esto no va de personalismos, sino de proyectos de país. Catalunya necesita un modelo social del siglo XXI que afronte de una vez con rigor las políticas de empleo, vivienda, educación, sanidad y dependencia. Catalunya necesita apostar por una economía basada en el conocimiento y de apoyo a la recuperación industrial. Catalunya necesita un gobierno útil que haga políticas para mejorar la vida de la gente.

Desde el PNC hemos decidido pasar a la acción tras más de un año del trabajo de análisis realizado por el País de Demà y que nos ha permitido diseñar 300 medidas programáticas que tienen como único objetivo reactivar Catalunya. Hagamos entre todos que el país salga de esta. Ahora sí que toca.

*Secretaria general del PNC.