Diputado suspendido

Se lee en minutos
Sesión virtual de la Cámara de Diputados de Argentina del escándalo sexual.

Sesión virtual de la Cámara de Diputados de Argentina del escándalo sexual. / Twitter

A veces la realidad resulta un despiporre. La semana pasada, el diputado kirchnerista Juan Emilio Ameri tuvo que renunciar por besar los pechos de su pareja durante una sesión parlamentaria que tenía lugar de modo virtual. Las declaraciones del implicado fueron desopilantes: que si su pareja salía de la ducha, que si se había hecho una operación de cirugía estética, que si quiso besarle las cicatrices, que si pensaba que no tenía conexión… Todo lo resumió en una frase: «Le di un beso en las tetas, no es más que eso». Eso fue lo que dijo. Medios de comunicación de todo el mundo lo difundieron.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Noticias relacionadas

Hay dos cosas interesantes en todo esto, a mi modo de ver. La primera es que se haya pretendido hacer pasar por algo sexual lo que en realidad es una grave falta de respeto al parlamento y a los votantes. En el momento del beso tetero, el diputado Ameri debía estar atento a la intervención de un compañero que proponía gravar con más impuestos a los más ricos. Quedó de manifiesto que no solo no estaba atento al debate sino que las cuestiones privadas le interesaban mucho más que las públicas -para las cuales fue elegido y por las que es de suponer que cobra. Algunos podrán decir que son cosas del teletrabajo. Pero atender debates parlamentarios con una rubia sentada en el regazo ni es oportuno ni sale gratis.

Lo segundo es el uso del lenguaje. «Le di un beso en la teta», dijo Ameri. No dijo «seno», ni «pecho», ni «mama», ni «pera», ni recurrió a la extensa sinonimia existente para denominar al receptaculum lactis femina (cito a Covarrubias). Dijo «teta». Palabra breve, eficaz y misteriosa. Algunos creen que proviene del indoeuropeo 'titta' y otros, del griego 'titthe'. Arrabalera, plebeya, democrática, contundente. Poco amiga de poetas clásicos y de susceptibles modernos, pero tan redonda como aquello que nombra. Curioso: en el perfil de Wikipedia del exdiputado Ameri, se dice que fue sancionado por besar «un seno». El tabú perpetuado. Y nosotros celebrando lo que Ameri, al pasárselo teta, ha hecho por el idioma.       

Temas

Argentina