26 oct 2020

Ir a contenido

dos miradas

Los números muestran nuevas pistas sobre las barreras invisibles que enfrentan las mujeres para lograr la igualdad a pesar de décadas de progreso. 

Agencia

Ni siquiera hace falta pensar en una agresión sexual. Una mirada lasciva, un piropo no deseado es una punzada en la cicatriz heredada de la violencia

Las cifras son heridas en la piel. Algunas, aparentemente curadas. Otras, con la cicatriz a flor de piel. La memoria del daño, de la humillación, del miedo. La mitad de las mujeres en España han sufrido algún tipo de violencia en un momento de sus vidas. Violencia por su condición de mujer. Heridas que van desde la intimidación a la violación. Los nuevos datos de la macroencuestra de la violencia contra la mujer (Ministerio de Igualdad) son demoledores. Más del 70% de mujeres entre 16 y 24 años han sufrido violencia. Un 13,7% de carácter sexual. 2,2% han sido violadas más de una vez en su vida. Y un 21,5% del total han sufrido violencia física. ¿De veras los negacionistas de la violencia de género creen que son solo números?

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ni siquiera hace falta pensar en una agresión sexual. Una mirada lasciva, un piropo no deseado es una punzada en la cicatriz heredada de la violencia. Una advertencia de la fragilidad, de la exposición de tu cuerpo. La noche, la calle, todo, absolutamente todo, cobra un significado distinto desde la mirada de una mujer. Despreciar esa realidad solo añade sal sobre las heridas.