15 ago 2020

Ir a contenido

A pie de calle

Personas mayores con mascarilla pasean por el Eix Comercial de Lleida, este martes.

JORDI V. POU

Las 'ucis' sociales se llenan

Joan Segarra

Las entidades continuamos dispuestas a trabajar fuerte para hacer frente a la situación, pero no vamos a salir adelante solas. Pedimos reconocimiento, apoyo, confianza y coordinación

Llega el verano y parece que la parte más dura de la pandemia se acaba. Los datos de personas muertas van bajando y las ucis se vacían. Pendientes de nuevos rebrotes, empezamos a adaptarnos a la nueva realidad, sin olvidar los miles de personas que nos han dejado para siempre. No olvidemos, por favor. El covid-19 ha causado un dolor terrible en muchas familias. Y lo ha hecho de manera cruel. Morir solo, sin despedidas, sin duelo. En el momento más álgido de la crisis, cuando no teníamos bastante con 24 horas al día para hacer frente a las consecuencias que ya desde el primer día se hicieron evidentes, desde el sector decíamos que ya habría tiempo para hacer valoración de muchas de las cosas que iban pasando y de las decisiones que se iban tomando. El covid nos ha traído una serie de aprendizajes que no podemos dejar pasar. Así, habrá que hablar a fondo de lo que ha pasado en las residencias y decidir modelos de futuro.

Tampoco podemos olvidar que en nuestro país y en el conjunto del mundo, durante varias semanas, la actividad productiva y económica se detuvo. Y en ese momento clave para salvar vidas fueron los sectores de la salud y social, los que continuaron trabajando sin descanso para cuidar de las personas. Sin olvidar otros colectivos también esenciales, como el personal de limpieza, transporte, supermercado...

Dimensión vocacional

La crisis ha hecho flotar en la superficie muchas de las carencias que nuestra sociedad arrastraba. Estos sectores de atención a las personas, entidades y profesionales, han demostrado una inmensa capacidad de respuesta, atribuible sin duda a la dimensión vocacional del sector. Pero también se han hecho evidentes las limitaciones de recursos provocadas por los recortes. Es necesario no olvidar y proponer una revisión de las prioridades. Las políticas vinculadas al Estado de bienestar deben ponerse en el centro y los presupuestos públicos debe reflejar su importancia estratégica.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Y dentro de estos sectores que hay que reforzar y reconocer, el sector social, una vez más, queda relegado al final de la lista. En pocos días ya hemos visto algunos hechos que nos hacen pensar que podemos volver a quedar invisibilizados y olvidados. Mientras nosotros presentábamos ya durante la pandemia una serie de propuestas de reactivación económica y aún esperamos respuestas concretas, vemos cómo otros sectores económicos van concretando rápidamente los importes y tipos de ayudas que recibirán.

Pero esta vez el sector no lo tolerará. Y no lo hará porque sabe que es la última oportunidad que tiene para convertirse en un sector reconocido y valorado. Si después de lo que ha pasado volvemos a la situación de hace un año, cuando hacíamos ruedas de prensa reclamando la mejora de la financiación de un sector al límite, sin respuestas, querrá decir que las administraciones y las fuerzas políticas de nuestro país han decidido no apostar por el sector.

Un sector infrafinanciado

Será el momento de los Ferrovial, ACS, Eulen y otros. Hacer negocio con los servicios de atención a las personas como modelo de país. En septiembre en el acto de entrega de los Premis La Confederació 2019, el 'president' Torra declaraba que no era admisible un tercer sector infrafinanciado y sufriendo retrasos en los pagos de los servicios. Y nosotros añadimos: cuando hablamos de un sector como el social, que fundamentalmente es servicio público en tanto que gestiona servicios de titularidad de las administración, a través de la contratación o la concertación, debemos entender que sector somos todos. Lo son el personal público de los servicios, las entidades del tercer sector colaboradoras y las profesionales que las forman. Pero también las administraciones. las áreas de políticas sociales de entes locales, de organismos supramunicipales y por supuesto el departamento de la Generalitat de referencia. Por eso necesitamos más que nunca ir juntos, porque los objetivos son comunes. Cuando administraciones y sector van juntos, los hitos son más fáciles de alcanzar. Salud de la mano del sector sanitario; educación, de la mano de la comunidad educativa; y trabajo, asuntos sociales y familias, de la mano del sector social.

Pedimos reconocimiento, apoyo, confianza y coordinación. Ofrecemos nuestra experiencia y trayectoria, el modelo y trabajo conjunto para defender y reclamar allí donde sea necesario (Govern, Parlament, España, Europa) las necesidades del sector. Mientras se vacían las ucis de los hospitales, las 'ucis sociales'empiezan a estar desbordadas. Las entidades continuamos dispuestas a trabajar fuerte para hacer frente a la situación. Pero no vamos a salir adelante solas. Mano tendida. Solo pedimos respuestas.