06 jul 2020

Ir a contenido

IDEAS

Uh hombre pasea por València tras un cartel que celebra la nueva normalidad.

MIGUEL LORENZO

Tres calendarios

Albert Espinosa

Artículo 698. Ya estamos por fin en esa nueva normalidad. Un amigo mío le llama la "antigua normalidad" porque cree que la vida que llevábamos antes del coronavirus no era ni siquiera normal. Vivíamos muy estresados y demasiado globalizados.

Y es por eso que él cree que hace muchísimos años se vivía mejor porque todo era más auténtico y más sencillo.  Él opina que menos viajes y menos globalización nos situarán en una normalidad que consistirá en vivir de una manera más local pero mucho más intensa.

Y él se ha preparado para esa antigua normalidad y para ello utiliza… Bueno, casi os lo cuento después de lo mejor de mi semana.

Tercer puesto. 'When the party’s over'. Me entusiasma esta canción de Billie Eilish que rezuma fuerza, felicidad y dolor a partes iguales. Una voz sin complejos ni miedos.

Segundo lugar. 'Canción negra', escrito por Wislawa Szymborska (Nórdica libros). Vuelve Wislawa con este bello libro jamás publicado. Sus poemas te siguen tocando el alma y la añoras todavía con más pasión.

Primera posición. 'Recuerdo por las víctimas del coronavirus en Olesa de Montserrat'. Tuve la suerte de ver ese acto en recuerdo de las víctimas del covid-19  y tuvo una belleza y una sensibilidad extraordinaria. Estoy seguro que Mercè y las 80 personas que perdieron la vida en este pueblo recibieron todo ese amor que estaba confinado.

Y mi amigo utiliza para esa 'antigua normalidad' tres calendarios. Tiene tres colgados de su habitación. El pequeño contiene todo lo que tenía previsto hacer los meses del covid-19 y todavía está pendiente; en uno mediano lo que tenía planeado para estos meses posteriores y en uno gigante están los deseos de lo que le hubiera gustado realmente hacer antes y después siendo como es ahora.

Me dice que todavía combina actividades de los tres calendarios pero su sueño es poco a poco concentrarse en el de los deseos y romper los otros dos. Me entusiasma esa triple realidad con la que convive. ¡Feliz día!