LA CLAVE

Vacuna, ¿y después?

El hallazgo de una o varias vacunas abrirá una batalla industrial, logística y de propiedad sin precedentes. Hay mucho en juego

1
Se lee en minutos
Un trabajador de un laboratorio trabaja para hallar una vacuna contra el coronavirus.

Un trabajador de un laboratorio trabaja para hallar una vacuna contra el coronavirus. / DPA / PETER STEFFEN

La vacuna del coronavirus lleva camino de convertirse en una más de las ya numerosas decepciones y frustraciones traídas con la pandemia. La humanidad ha puesto todas sus esperanzas en un pronto resultado de las decenas de investigaciones abiertas simultáneamente en todo el mundo para encontrar una profilaxis eficaz ante el covid-19. Y no solo la salud global va a depender de ello. También, y sobre todo, esa vacuna va a determinar  si el planeta recupera el pulso económico y social. La vida y el porvenir de millones de personas dependen de ello.

Pero empiezan a llegar señales de diferente intensidad que nos advierten. El remedio no será fácil, no será inmediato y, si no se toman las medidas oportunas, no será igual para todos. Nadie duda de la abnegada  labor de los científicos que estarán sacando energía de donde no la hay para encontrar un escudo contra el virus rápido y fiable. Los grandes interrogantes surgirán a partir del momento en que unos científicos entonen “eureka”.

Uno de esos primeros avisos pudo leerse recientemente en ‘Science’, donde unos expertos estadounidenses pusieron el dedo en la llaga: no bastará con una vacuna para satisfacer toda la necesidad mundial. Habrá que coordinarse, y mucho. Habrá que sincronizar a diferentes plataformas de  científicos y habrá que demostrar un músculo productivo y logístico nunca visto para llevar la vacuna a todos los rincones.

Noticias relacionadas

Y eso no es todo.  Una nueva guerra se ha abierto. La guerra de la propiedad y del beneficio  de la o las vacunas. Mientras no pocos dirigentes mundiales, como Emmanuel Macron, defienden su  carácter de “bien público”, la industria farmacéutica ya ha tomado posiciones al exigir que se mantengan las patentes como garantía de que la investigación seguirá adelante. Muchos ensayos fracasarán y será necesario que exista un sistema de patentes para garantizar la continuación de los trabajos científicos.

Es una batalla cuyo desenlace marcará el futuro global. Hagan sus apuestas…