28 nov 2020

Ir a contenido

Al contrataque

El presidente del PP, Pablo Casado, junto a Teodoro García Egea y Dolors Montserrat. 

David Castro

Covidiotas

Carles Francino

¿No sería posible, además de repartir mascarillas, distribuir bozales y camisas de fuerza?

Preguntas en tiempo de confinamiento. Primera: ¿no sería bueno repartir camisas de fuerza además de guantes? La otra tarde me asaltó la duda cuando Toni Martínez, en 'Todo por la radio', trataba de explicar -que no es fácil- el ataque cabalístico de Miquel Buch, a propósito de las mascarillas enviadas a Catalunya por el pérfido e incompetente -que lo es, y bastante- Gobierno español. “¡¡¡El 1714 no se toca!!!”

Sé que han pasado ya unos días, pero escuchar la solemnidad del 'conseller' tamizada en clave de humor -con referencia a los loqueros que aparecían en 'Mortadelo y Filemón' cuando un personaje perdía el oremus - abre un mundo de posibilidades. Lo recomiendo.

Segunda: ¿no resultaría también profiláctico distribuir bozales junto a las  mascarillas? El secretario general del PP, Teodoro García Egea, le afea a Pablo Iglesias que se conmoviera por 'Excalibur', el perro sacrificado hace seis años en plena histeria por el ébola, pero no haber tenido ni un solo gesto de luto con los miles de muertos por el coronavirus. Está visto que algunos debates son imposibles; mejor el bozal. De las eutanasias masivas que Vox le atribuye a Pedro Sánchez ya ni hablamos.

Tercera: ¿no existiría algún modelo de EPI, de esos que han racaneado a los sanitarios, que impida la propagación de actitudes tóxicas? Las notas intimidatorias y los insultos a médicos o cajeras de supermercado presionándoles para una mudanza son de lo peor de esta pandemia, igual que el apedreamiento a un autobús que transportaba ancianos de una residencia a otra. 'Lupus est homo homini' ('el hombre es un lobo para el hombre'); si Plauto ya llegó a esta conclusión dos siglos antes de Cristo, no podemos sorprendernos ahora.

Última pregunta: ¿esto significa que debemos resignarnos y aceptar cual plaga bíblica a inútiles y zumbados diversos? Para nada. Víctor Frankl ya lo explicó en 'El hombre en busca de sentido'. Tenemos una enorme capacidad para sobreponernos a las adversidades, sean virus o 'covidiotas'.