25 oct 2020

Ir a contenido

Al contrataque

Miguel de Cervantes.

Humor catalán confitado

Xavier Sardà

A pesar del alud trágico que nos invade y el confinamiento, hay que buscar momentos para disfrutar del buen humor.

El periódico del Reino Unido 'The Guardian' se ha referido a las andanzas del Institut Nova Història y de los tres millones de euros vinculados a empresas publicas concedidos a un instituto que proclama que  Shakespeare era catalán. En el Reino Unido se preguntan cómo se pueden dar más de tres millones de euros públicos a unos señores que dicen que Cervantes y Shakespare eran, no solo catalanes, sino la misma persona.

Lo del tal Institut es humor puro y duro. No imaginaba que me alegrarían de una forma tan notable.  Lo de que Colón era catalán ya es un gag conocido, pero no se pierdan el 'sketch' de que El Cid también lo era. Cuando ya parece que no se pueda ir más allá, resulta que Pinzón, Hernán Cortés y Santa Teresa también eran catalanes de 'soca-rel'. Se me regocijan los costillares de tanto reír cuando también dicen que Leonardo da Vinci era catalán y que las montañas tras la Mona Lisa eran las de Montserrat.

La apoteosis de estos Monthy Pyton catalanes llega cuando afirman que El Quijote fue escrito antes en catalán y traducido después al castellano por orden de la Inquisición. Miren si el invento es bueno, que TV-3, emitió tres veces el documental 'L'enigma Cervantes'. Ojo La Cubana, el Tricicle y todos los humoristas, porque el brillantísimo show no acaba aquí. Argumentan efectivamente que Shakespeare y Cervantes eran la misma persona ¡Bravo! Vamos, que los dos principales autores de la literatura universal son solo uno y es de Arbeca. Como la Santísima Trinidad, vamos. Es brutal. Ni Los Morancos ni Tip y Coll lo han superado nunca.

No me negaran que reír un poco en pleno confinamiento es necesario. En 2013 ERC galardonó al Institut con el Premi Nacional Lluís Companys. Error. Merecían el Premi d'Humor Internacional Gat Perich.

Pronto dirán que el coronavirus es de origen catalán. Son geniales. Y 'solo' nos cuestan tres millones de euros de dinero público.