06 jun 2020

Ir a contenido

IDEAS

Montserrat Roig, en una imagen de archivo.

ELENA RAMÓN

La entrevista y el tiempo

Jordi Puntí

Entrevistar a alguien es, también, el arte de capturar su tiempo. Casi como una fotografía. Pasan los años y, si la entrevista es buena, conserva intacta el sabor de su época, el paisaje de fondo, todo lo que da relieve y sentido a las palabras del protagonista. Incluso diría que las buenas entrevistas mejoran cuando la perspectiva de la distancia sustituye a la inmediatez. Es lo que se desprende de 'Retrats paral·lels', las 18 conversaciones de Montserrat Roig que han compilado Gemma Ruiz y Albert Forns (Edicions 62). A partir de los tres volúmenes que publicó Roig en los años 70, han hecho una selección que es representativa -tanto del panorama cultural del momento como del carácter y el oficio dela escritora-. Entre los creadores seleccionados están Maria Aurèli aCapmany, Antoni Tàpies, Pau Riba, Mercè Rodoreda o Eugeni Xammar.

Montserrat Roig sabe convertir las entrevistas en retratos de los personajes

Hay un detalle tipográfico importante que destaca en la edición: en contra de lo habitual, la letra cursiva -menos leíble- se reserva para el entrevistado, mientras que la redonda, más natural, es para la entrevistadora. Se da así la voz principal a la autora, a la mirada intelectual que une los entrevistados. Estamos en el final del franquismo, cuando la cultura catalana conecta con el mundo más allá de lo clandestino. A través de su curiosidad, del arte de la provocación y la réplica para hacer hablar al otro, Montserrat Roig sabe convertir las entrevistas en retratos de los personajes, cada uno con sus repliegues y particularidades. La conversación por encima de la entrevista, pues, y luego la oralidad combinada con la reflexión para lograr el matiz literario, que es lo que las hace perdurables.

A finales del franquismo, las revistas en catalán eran una de las formas de militancia cultural más vivas, y es en cabeceras como 'Or i flama' o 'Serra d’Or' donde vieron la luz estos perfiles de Roig. En la misma época, Anna M. Moix hacía un tipo de entrevista similar en 'Tele/eXpres', y Baltasar Porcel igualmente en 'Serra d’Or', a menudo con los mismos protagonistas. Artistas, músicos, pintores, escritores. Sería interesante compararlas hoy, 40 años más tarde, aunque solo fuera para tener una foto más poliédrica de la escena.

Temas Libros