14 jul 2020

Ir a contenido

análisis

Noviembre del 2017, Bartomeu y Messi en la renovación del contrato del argentino.

Messi y el extintor

Mónica Marchante

El discurso más reciente del capitán es una suerte para Bartomeu, a quien un mensaje distinto le hubiera acercado al precipicio

Esta vez la aparición de Messi en una entrevista concedida a 'Mundo Deportivo' ha hecho de extintor y no de soplete, al contrario de lo que como sucedió hace unos días en Instagram en respuesta a las declaraciones de Abidal. Una suerte para el presidente, a quien otro discurso del argentino hubiera colocado frente al precipicio al que viene acercándose peligrosamente en las últimas semanas.

Leo aparece relajado, especialmente cómodo cuando se refiere a su faceta de padre de familia que acompaña y disfruta con el crecimiento de sus tres hijos y las actividades cotidianas de una familia. Feliz y estable en Barcelona y en el Barça. Un tipo que desprende normalidad a pesar de ser icono mundial.

Escuchándole cuesta imaginarle cabreado, aunque sus declaraciones revelan que lo ha estado y mucho. Obsesionado con demostrar que él no manda en el Barça, el dardo de su excompañero hoy director deportivo dando a entender que a Valverde se lo cargó el núcleo duro del vestuario le tocó la fibra. "No podía dejar que Abidal me atacara, sentí que atacaba al vestuario. Que ponga a los jugadores en medio de una destitución como la del mister me pareció una locura” . Y repite una y otra vez la frase “tomar decisiones” empeñado en que cada palo aguante su vela y que esa vela no le corresponde a él.

Frente a las redes sociales

Sin embargo, no parece inquietarle demasiado el asunto de las redes sociales y la presunta implicación del club en campañas difamatorias, pese a que él pudiera ser uno de los afectados y pese a la gravedad del asunto. Aunque tampoco se le ve muy convencido con las explicaciones que personalmente dio Bartomeu a los capitanes. Dice Leo que le parece muy raro todo, con una generosidad a la altura de sus asistencias esta temporada. La mejor que le haya podido dar a Bartomeu en un momento crítico como el que vive la junta directiva del Barcelona.

¿Y qué hay de lo deportivo? Tampoco ahí da puntada sin hilo el capitán “aún nos queda muchísimo, si aspiramos a ganar lo que queremos debemos mejorar muchísimo”, dice Leo reconociendo que “hoy no nos alcanza para pelear por la Champions”. No recuerdo un mensaje tan nítido y a la vez tan pesimista (y realista) de Messi sobre una competición que se le ha cruzado en los últimos cuatro años. 

Asumir que el equipo está en pleno proceso tras el cambio de entrenador, que no les llega con el fútbol que tienen a día de hoy, y que deben rectificar los errores de Roma y Liverpool, pueden ser los cimientos para reaccionar y recuperar el camino hacia Estambul. La otra lectura es que ya hay coartada para un vestuario zarandeado por las lesiones, la pésima planificación deportiva y los escándalos del palco. Y con Braithwaite de nuevo Boateng. Que Leo decida bien…con el balón en los pies.