30 mar 2020

Ir a contenido

IDEAS

Fotograma de ’Otra vuelta de tuerca’. 

EL PERIÓDICO

Terrores pasados para contar los presentes

Desirée De Fez

Una de las razones por las que adoro el cine fantástico y de terror es la facilidad con la que refleja los tiempos. Y, en relación a esto, tengo mucha curiosidad por tres películas que, en principio, se estrenarán estos primeros meses del año: 'El hombre invisible', 'Otra vuelta de tuerca' y 'Gretel & Hansel'.

Las quiero ver por muchos motivos, entre ellos lo mucho que me gustan, por distintas razones, sus directores. La primera es de Leigh Whannell, cineasta con una larga trayectoria en el género (sobre todo como actor, productor y guionista) que hace un par de años dirigió 'Upgrade', uno de los 'thrillers' de ciencia ficción más estimulantes de la pasada década.

Estos primeros meses del año se estrenarán 'El hombre invisible', 'Otra vuelca de tuerca' y 'Gretel & Hansel'

La segunda es de Floria Sigismondi, inmensa artista visual (fotógrafa y directora de algunos de los videoclips más emblemáticos de la historia) que el día que debutó en el largometraje se marcó la extraordinaria 'The Runaways' (2010). Y la tercera está dirigida por uno de mis directores contemporáneos favoritos de cine de terror: Oz Perkins. Su manera de conjugar el tiempo, la atmósfera y la imagen extraña y desestabilizadora es alucinante ('Soy la bonita criatura que vive en esta casa', su segunda película, está disponible en Netflix).

Pero, preferencias personales a un lado, sobre todo quiero verlas porque son interpretaciones de relatos que conocemos muy bien: las novelas de H. G. Wells y Henry James y el cuento clásico que recogieron los hermanos Grimm. Y, cuando se trata de películas fantásticas o de terror, por su habilidad para tomarle el pulso a la realidad, tengo curiosidad especial por ver cómo sus autores arrastran al presente (si lo hacen) historias que tenemos totalmente asimiladas. No me refiero solo a cuestiones estéticas, sino de fondo: ¿cambia la manera de abordar según que temas? ¿Cambia el punto de vista? ¿Son esas películas ejercicios de arqueología o cajas de resonancia del presente?

Esos tres relatos suman, entre otros, temas como el acoso, el abuso de poder, la frustración, la represión, el silencio y el abandono. No puedo esperar a ver cómo y desde dónde los han abordado Whannell, Sigismondi y Perkins.