12 ago 2020

Ir a contenido

El universo de Ferran Palau

Imagen promocional de Ferran Palau.

Golondrinas a cámara lenta

Jenn Díaz

La lentitud no es inmovilidad, y sí, se explican muchas cosas entre líneas cuando se ralentiza el tiempo y todo se hace más atmosférico.

Benedetti defendía la alegría, y yo, después de ver a Ferran Palau en la Nova Jazz Cava de Terrassa, lo que hago es defenderla más allá. Defiendo, en un mundo estresante y de últimas horas, la lentitud; defiendo, de entre las prisas, el reposo; defiendo, en medio de la masculinidad tóxica, la ternura de los hombres; defiendo, escondida tras los valientes que se golpean el pecho con el puño, la fragilidad. Utilizo este verso -digo bien, digo verso- de la canción 'Univers' de su último disco para titular esta columna, porque eso es lo que parecen sobre el escenario: golondrinas a cámara lenta. Este mundo particular de Ferran Palau, que parece que respira más despacio que el resto de mortales, te aísla del ruido exterior.

Hace unos días hablaba del matiz que existe en las propuestas culturales hechas desde la mirada de la mujer, y me doy cuenta de que los hombres poseen tanto o más margen de maniobra que nosotras, porque tienen la posibilidad de crear desde un lugar que no ha sido muy explorado. En el escenario, cuatro hombres -ante mí, que venía de las cinco mujeres sobre el escenario de AÜC- se mueven como golondrinas a cámara lenta, susurran sonidos, notas y unas voces suaves que invitan a la mínima gravedad, a moverse por la vida con más gracia, ligeros, más simples... que no con poca profundidad.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Al mundo lo hemos hecho, lo hemos convertido en un lugar hostil lleno de prisas e histerias, donde las redes sociales necesitan el último segundo del último minuto, y todo parece una carrera, esprint tras esprint. La política, la imagen, la cultura, la gastronomía, el uso del tiempo, el consumo feroz. Todo nos invita a saltar de una pantalla a otra sin adentrarnos demasiado. Y Ferran Palau rema contracorriente.

A veces, cuando vamos lentos, nuestro movimiento es imperceptible y lleva a confusión: no, no nos hemos detenido, sí, también pasan cosas, no, la lentitud no es inmovilidad, y sí, se explican muchas cosas entre líneas cuando se ralentiza el tiempo y todo se hace más atmosférico. Realmente, la canción 'Univers' es una buena manera de escenificar un concierto de Ferran Palau: y cualquier preocupación desaparece.