23 sep 2020

Ir a contenido

Editorial

La mayor red de porno infantil de España

El mérito de quienes acabaron con tanta depravación es un canto a favor de la responsabilidad social y de las estructuras de la justicia

firma editorial cast

El Periódico

Los tres líderes de la red junto a una víctima en una imagen recuperada por los Mossos. 

Los tres líderes de la red junto a una víctima en una imagen recuperada por los Mossos.  / PERIÓDICO

En el 2015 se desarticuló la mayor red de pornografía infantil de España, con el epicentro en Barcelona y Tortosa y con ramificaciones en otros lugares. Este noviembre se llevó a cabo el juicio en la Audiencia de Tarragona, con tres de los principales responsables fugados, bajo la acusación de delitos continuados de corrupción de menores para producción y distribución de material pornográfico. Siete pederastas inmersos en una organización criminal que captó como mínimo a 103 menores para rodar centenares de videos que fueron adquiridos por casi 600 hombres en 45 países distintos a lo largo de unos quince años.

Hasta aquí, las cifras conocidas. Las pruebas de un entramado que aunaba una maldad intrínseca y un desmedido afán de lucro, absolutamente amoral, con la circunstancia agravante que se aprovechaba de las circunstancias críticas en las que vivían unos menores desamparados (algunos de ellos tutelados por la dirección general de Atenció a la Infància i l’Adolescència, DGAIA) para captarlos como víctimas de unas prácticas despreciables, a cambio de pequeñas cantidades de dinero o de drogas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El infierno existe en la tierra y, en este caso, se localizaba en una casa en las afueras de Tortosa. Las primeras sospechas, sin pensar que se trataba de un caso de estas dimensiones, las puso en conocimiento de los Mossos la responsable de la DGAIA en les Terres de l’Ebre. A partir de allí, la acción conjunta de la policía, la fiscalía y las instituciones, en la llamada operación Trinity, permitió no solo una investigación por abusos sexuales sino el desmantelamiento de todo el entramado criminal, gracias al buceo en la terrible cantidad de perversión, más de un millón de imágenes abominables que pasaban ante los ojos de los investigadores, y al establecimiento de conexiones que ahondaron en la esencia de la trama. Una labor incesante y demoledora para la conciencia de quienes se sumergieron en el estercolero. El daño a las víctimas, vulnerables en grado máximo, es ya irreparable, pero el mérito de quienes acabaron con el abismo oscuro de la depravación es un canto a favor de la responsabilidad social y de las estructuras de la justicia. Para que nunca más vuelva a ocurrir.