05 jun 2020

Ir a contenido

LA CLAVE

Cayetana Álvarez de Toledo, portavoz del PP en el Congreso

DAVID CASTRO

Cuando ETA ensangrentaba la política

Joan Cañete Bayle

La derecha azuza la santa trinidad de la antiEspaña: comunistas, socialistas y separatistas

Los cristales de casa temblaron, y en la calle se hizo un extraño silencio. Un coche bomba había estallado al paso de una patrulla de la Guardia Civil muy cerca de casa, en la calle de Biscaia junto a la Meridiana. Murió Juan Fructuoso Gómez, que en el momento de la explosión hablaba con su esposa en una cabina telefónica. Era el 2 de abril de 1987. No muy lejos de allí, en el otro extremo de la Meridiana, se alzaba Hipercor.  Poco más de dos meses después, ETA asesinó allí a veintiuna personas. Eran los tiempos en los que los atentados de la banda terrorista marcaban la política española. 

Según Cayetana Álvarez de Toledo, portavoz del PP en el Congreso, el momento político actual es más difícil que cuando ETA mataba. Se refiere en primer lugar al pacto entre el PSOE y Unidas Podemos, pero sobre todo a las negociaciones entre el PSOE y ERC para lograr la investidura de Pedro Sánchez, ya se sabe que España antes roja que rota. La perspectiva de que "separatistas, comunistas y socialistas" lleguen a un acuerdo de Gobierno escandaliza a esa derecha que desdeña la memoria histórica porque es mejor mirar hacia adelante, no ve relación alguna entre Vox y el franquismo y, sin embargo, afirma día sí y día también que la guerra civil empezó en octubre de 1934, y que la contienda no fue un alzamiento militar y de la derecha tradicionaly católica contra la República, sino un acto de autodefensa ante la agresión de socialistas, comunistas y separatistas. ¿Les suena? La santa trinidad de la anti-España desde hace más de un siglo. Solo les falta añadir a feministas.

Supuesta unidad

Cuando ETA mataba esa unidad de PP y PSOE de la que habla Álvarez de Toledo iba a días. Básicamente, cuando gobernaba el PP el PSOE se comportaba con lealtad y cuando gobernaban los socialistas, los conservadores instrumentalizaban y azuzaban contra ellos a las víctimas y les acusaban de plegarse a los terroristas. Cuando ETA mataba, solo la derecha podía negociar una salida a la paz con el "movimiento vasco de liberación" (José María Aznar dixit), de la misma forma que solo la derecha podía (y puede) negociar con nacionalistas (ya sea el PNV o CiU) sin que España rompa o sufra. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Cuando ETA mataba se decía que se podía hablar de todo en ausencia de violencia. Ahora que ETA no mata, dice Álvarez de Toledo que hablar de todo genera un momento político más difícil que aquel bañado en sangre. Descartada la ignorancia, porque Álvarez de Toledo dista mucho de ser una ignorante, solo queda la irresponsabilidad.