Ir a contenido

IDEAS

Un fotograma de ’Upstream color’, de Shane Carruth

Cineastas en barbecho

Desirée De Fez

Qué estará haciendo Shane Carruth. En esta época del año la información cinematográfica está secuestrada por dos cosas. Una, las listas de lo mejor del año. Otra, la inauguración de la temporada de premios. Este año se suma una variable más: los 'tops' con lo mejor de la década. Disfruto más con las listas que con los premios, pero tampoco le tengo fobia a las campañas promocionales, las lecturas de nominaciones o las quinielas de candidatos o premiados. Está bien, forma parte del juego.

Está bien preguntarse qué ha sido de autores como Shane Carruth o Richard Kelly o Spike Jonze, y por qué hace tanto que no estrenan algo nuevo

Sin embargo, es en estos momentos de absoluto secuestro de la información, de abrumadora exposición durante una temporada a las mismas películas (hasta el punto de sentir que las has visto sin haberlo hecho), cuando más pienso en los cineastas que llevan tiempo sin dar señales de vida. En realidad, ese rapto informativo no solo se da en esta época. Tal y como funcionan las cosas, la atención suelen repartírsela unas cuantas películas, las más grandes. Pero la insistencia de estos meses es particular: si te gusta el cine, es probable que el 90 % de los últimos artículos que has leído y de las conversaciones que has tenido hayan girado en torno a 'El irlandés' (2019).

Por eso, por supervivencia, cuando más saturada estoy de las mismas películas más echo de menos a los cineastas que me gustan (o interesan) y llevan demasiado tiempo sin rodar. ¿Cómo puede ser que Shane Carruth ('Upstream color'), uno de los mejores directores contemporáneos, no haya levantado una película en seis años? ¿Y que haga una década de la última de Richard Kelly? ¿Por qué Spike Jonze no rueda un largo de ficción desde el 2013? ¿Por qué nadie ha vuelto a hablar de Randy Moore, cuando 'Escape from tomorrow' fue una de las sensaciones 'indies' del mismo año? Sé que son casos distintos, que algunos están haciendo otras cosas y que hay rumores que explican las vacaciones de otros. Pero está bien preguntarse qué ha sido de ellos y por qué hace tanto que no estrenan algo nuevo. Está bien para desactivar la inercia de los tiempos, la tendencia a despacharnos y olvidar las películas (y a sus autores) con la misma intensidad con la que las abrazamos durante un breve periodo de tiempo.

Temas: Cine