Retos sociales del futuro Gobierno

Invertir en una sociedad más justa

Vamos hacia una recesión y tenemos unas clases trabajadoras y medias aún muy dañadas por la crisis económica anterior. Proteger a estos sectores de la población es clave ahora mismo

2
Se lee en minutos
Protesta contra un deshaucio en Badalona (Barcelona).

Protesta contra un deshaucio en Badalona (Barcelona). / RICARD CUGAT

La abrupta convocatoria de nuevas elecciones que celebramos el pasado 10 de noviembre ha dado lugar a una tensa calma. Si bien los medios de comunicación esperan informaciones sobre las negociaciones, parece que los partidos políticos sí han aprendido alguna lección. En lugar de declaraciones reclamando su parte del pastel, parece que hay negociaciones y contactos discretos. Ahora bien, nada está decidido aún y el contexto es tan complicado que hay factores preocupantes.

A los 52 escaños conseguidos por el ultraderechista Vox hay que sumarle la atención mediática y social que han conseguido después. El expresidente Aznar lo ha dejado claroAznar: un gobierno PSOE-Podemos con apoyos de partidos independentistas o regionales sería algo así como la sovietización de España, a su entender. El PSOE post-10N no ha tenido más alternativa que recuperar esa posición de “centro progresista” que abanderó en algún momento puesto que los mensajes de los electores, pero también de muchos sectores internos del partido, eran claros: Gobierno de izquierdas. Ese primer acuerdo de negociación con Podemos era vago y falto de contenido, pero, como inicio –especialmente dos días después de la cita electoral–, era de agradecer. Como continuación, hay que seguir a la espera de los acuerdos a los que vayan llegando.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Noticias relacionadas

Podemos ha aceptado posponer de nuevo una salida real para el conflicto con Catalunya y también han cedido en tener posiciones fuertes y una agenda más progresista así que esperan del PSOE que se centre en temas sociales de urgencia que compensen los años de Gobierno conservador y posterior inestabilidad. Urgen políticas de vivienda y de empleo. Es imprescindible reactivar las ayudas a la dependencia y hacerlas una realidad puntera y de referencia. Es necesario eliminar la Ley de Seguridad Ciudadana –'ley mordaza'– y recuperar los derechos civiles y políticos que ha recortado. Apremia reforzar no solo la legislación sobre violencia machista sino los mecanismos de prevención, protección y acompañamiento. Debemos visibilizar la subida de la homofobia y asegurar que se castigan los delitos de odio. No hay tiempo para que aquellos quienes necesitan refugio sigan esperando en alta mar o en un monte ante la frontera esperando que volvamos a aplicar el derecho a solicitar asilo

Dicen los expertos que vamos hacia una recesión económica y tenemos unas clases trabajadoras y medias aún muy dañadas por la crisis económica anterior. Proteger, reforzar y preparar a estos sectores de la población es clave ahora mismo. Se trata de mantener el sistema redistributivo y el adelgazado Estado del bienestar pero también se trata de alejar a populismos y ultraderecha. Invertir en hacernos una sociedad socialmente más justa, garantista y empoderada en sus derechos es invertir en ser un Estado más fuerte. Y nadie anda sobrado de esto.