Ir a contenido

Editorial

Premio internacional Save the Children

El buen periodismo es el que sirve a la sociedad, especialmente a los colectivos más vulnerables

firma editorial cast

El Periódico

Los periodistas Guillem Sànchez (en el centro), Jesús G. Albalat y María Jesús Ibáñez.

Los periodistas Guillem Sànchez (en el centro), Jesús G. Albalat y María Jesús Ibáñez. / XAVIER GONZÁLEZ

EL PERIÓDICO y el diario 'The Boston Globe' han sido galardonados con el premio internacional Save the Children por sus investigaciones «sobre la realidad de los abusos sexuales a menores».  Si el rotativo estadounidense reveló los casos de pederastia de la Iglesia de Massachusetts, trabajo que fue reconocido por el Premio Pulitzer y recreado por la película 'Spotlight', EL PERIÓDICO destapó el 'caso Maristas', una investigación que valió el Premio Ortega y Gasset a los periodistas Guillem Sànchez, María Jesús Ibáñez y J. G. Albalat.

El 5 de febrero del 2016, este diario llevaba en portada la noticia: 'Denuncias de pederastia en un colegio de Les Corts'. En la imagen, Manuel Barbero (padre de una víctima) colgaba en las proximidades del centro escolar un cartel de denuncia de los abusos. Así empezó una extensa y comprometida investigación que dio voz a las víctimas, destapó a los depredadores sexuales, denunció el silencio cómplice de la orden religiosa y no dejó de hacerse preguntas para desvelar toda la verdad. El periodismo de las fuentes, el rigor, la paciencia y el trabajo.

Semanas de investigación concluyeron con la revelación de 43 denuncias contra una docena de profesores y un monitor por delitos cometidos durante cuatro décadas en los colegios de Sants-Les Corts y la Immaculada, en Barcelona, y Champagnat en Badalona. Muchas de esas víctimas quisieron relatar su calvario a este diario. Después de años, necesitaban compartir el dolor y la vergüenza, denunciar para que más niños no sufrieran lo que ellos padecieron. También tres de los pederastas confesaron en estas páginas su culpa.

El 'caso Maristas' marcó un antes y después en el modo de abordar socialmente los casos de pederastia. También afectó al poder político y judicial. El periodismo arrojó luz sobre una lacra social que se alimenta del silencio y la oscuridad, reafirmando el valor inigualable del buen periodismo: el que sirve a la sociedad. Especialmente, como reconoce este premio, a los más vulnerables.