20 feb 2020

Ir a contenido

Análisis

 El proyecto Reciclos busca incentivar el reciclaje de envases de plástico a través del móvil

Ayuntamiento de Sant Boi

'Apps' y nuevos empleos

Carmina Crusafon

La clave está en compatibilizar los fundamentos del estado del bienestar con los beneficios que aportan las nuevas tecnlogías

Se multiplican las aplicaciones en nuestro teléfono móvil. Con un solo clic tenemos acceso a multitud de servicios que nos hacen la vida más fácil. La economía se ha convertido en un  menú a la carta en el que para cada necesidad se nos ofrece una solución.

Desde el punto de vista del empleo ha resultado en una nueva tipología de puestos de trabajo. Es momento de analizar qué tipo de empleos se han creado y cuáles son sus aspectos positivos y negativos.

Servicios digitales

La digitalización de la economía ha permitido la ampliación de los servicios a la carta y la comunicación directa entre empresa y cliente. Esto ha resultado en nuevas oportunidades laborales que pueden convertirse en complementos salariales o en empleos a tiempo completo. Los más conocidos son los servicios de entrega a domicilio (ya sea comida o cualquier otro producto). También se han favorecido servicios de economía informal como el de ofrecer clases particulares o el de pasear perros. 

La oferta es creciente. No hace mucho veía publicado un gráfico que identificaba más de 150 aplicaciones que podrían ofrecer todo tipo de servicios. Este gran catálogo necesita darse a conocer al consumidor. De ahí que aún es clave hacerlo a través de medios tradicionales como la televisión o el clásico buzoneo.

Esta nueva economía responde a lo que se conoce como la 'gig culture' que significa la cultura de los pequeños encargos. Como resultado el mercado laboral se transforma y los trabajos no siguen el patrón clásico de ser fijos y para toda la vida. Al contrario, aumentan la discontinuidad y la diversidad de empresas a lo largo del ciclo laboral. Otros expertos hablan de economía colaborativa donde la clave está en la colaboración entre diferentes profesionales para ofrecer en cada momento el servicio o el producto que demanda el cliente.

Puntos débiles

Si bien es cierto que la economía digital crea nuevos empleos, aparecen algunos aspectos que no contribuyen a su consolidación en el mercado. Por un lado, la precariedad laboral se convierte en uno de los rasgos más prominentes.

Ya hemos visto en las noticias algunos casos de 'start-ups' que están siendo demandadas por sus trabajadores y que los tribunales les están indicando que este no es un buen camino que seguir.

Por otro, hay nuevos servicios que quedan por cubrir por falta de profesionales. El talento digital es el más buscado y esto obliga a los profesionales a seguir formándose y actualizando sus habilidades y competencias profesionales para un entorno profesional cambiante y con nuevas demandas.

Como conclusión, una reflexión final: la economía digital está transformando el mercado laboral de forma rápida y requiere de nuevos profesionales. La clave de su éxito estará en saber combinar los fundamentos del estado del bienestar con los beneficios que aportan las nuevas tecnologías.