29 feb 2020

Ir a contenido

Dos miradas

Venta de libros en una parada en la plaça de l’Ajuntament de Badalona.

JOSEP GARCIA

¿Dónde está?

Josep Maria Fonalleras

Sindicatos policiales han denunciado una editorial por el libro 'On es l'Estel·la'. Estaría bien que el juez encontrara dónde se esconde la libertad de expresión

Los militares y los policías no tienen mucho sentido del humor o, en todo caso, si lo tienen es peculiar, como certifica a menudo la cuenta oficial de la Guardia Civil. A cuatro sindicatos de la Policía (las delegaciones de Baleares, de forma mancomunada) no les gustó un álbum de dibujos de la Editorial Comanegra –'On és l’Estel·la?' – que imita a los famosos '¿Dónde está Wally?', eso sí, con una chica escondida entre la multitud que, como es fácil de suponer, es independentista. Demandaron a la editorial y exigieron, para que la querella no avanzara, que se excuse públicamente por el trato denigrante que atenta contra los sentimientos de los policías, que retire y destruya los ejemplares, que no se publique otra edición y que nunca más nadie pueda dibujar, escribir o editar nada que denigre la imagen de una policía que ni ha hecho ni hará nunca, como dicen los sindicatos, lo que se puede ver en el cómic.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El lector debe encontrar a Estel·la en medio de manifestaciones, referéndums y cargas desproporcionadas y terribles. Comanegra mantiene que la sátira no es condenable y el juez, este miércoles, en Palma, estaría bien que encontrara dónde se esconde la libertad de expresión.