Ir a contenido

Análisis

Réquiem por Thomas Cook

Réquiem por Thomas Cook

Ester Oliveras

En la página web de Thomas Cook, junto con el logo en forma de corazón amarillo, se pueden leer tres frases. La primera: que el grupo ha entrado en liquidación y que se encuentra bajo el control del Official Receiver -es decir, la persona designada por la justicia para supervisar la liquidación.  La segunda: todas las operaciones han sido canceladas de manera inmediata, así como todos los vuelos y vacaciones. La tercera: se ha creado un apoyo especial por parte de la autoridad civil de aviación para ayudar a los clientes que se encuentren viajando y a aquellos que tenían vacaciones o vuelos programados. El mensaje de la quiebra repentina del grupo empresarial deja en la estacada a 600.000 turistas y una pérdida de 22.000 empleos en todo el mundo. De la noche a la mañana.

Pero esta empresa merece una esquela más digna. Fue fundada por el empresario inglés Thomas Cook, considerado el primer agente de viajes del mundo. La empresa, que ha llevado su nombre durante 174 años, fue pionera en su época. La gran idea de Cook fue organizar un viaje para que 500 personas pudieran asistir a un congreso. Siguieron más viajes organizados, para un número cada vez más elevado de personas y a múltiples destinaciones. En poco tiempo, el modelo de negocio fue copiado por otras empresas, creando un sector de actividad económica dedicada a la producción del turismo y la intermediación.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Repasando ahora la información financiera que la empresa publicó para el ejercicio 2018 da la sensación de estar hurgando entre las pertinencias del difunto: sus sueños, sus dificultades y sus expectativas. El lema de la empresa, “el consumidor en el corazón”, contrasta con la situación en la que se encuentran actualmente sus clientes. También refleja la necesidad de apelar a un trato directo y personal, como contraposición a la fuerte competencia que surge de las nuevas formas de operar en el sector, con portales y buscadores 'online': más fríos e impersonales, pero ágiles y más económicos.

Respecto a la información financiera, y citando las palabras que aparecen de Bill Scott, el director financiero: "en general, nuestro desempeño financiero en 2018 fue decepcionante, a pesar de haber empezado bien el año y haciendo buen progreso estratégico". Los motivos alegados por la empresa fueron dos: un entorno competitivo agudizado en Europa, y la ola de calor. Es decir, malos resultados financieros debidos a la competencia generada por operadores que utilizan las tecnología de la información y, segundo, el cambio climático, que puede afectar la demanda de determinados servicios y productos. Después de presentar estos resultados, Bill Scott renunció a continuar en su cargo, que había ocupado solamente unos meses antes.

En 2018, la empresa registró unas pérdidas de 163 millones de libras en 2018, que se sumaban a pérdidas acumuladas de 1.965 millones de libras. Además de una tesorería negativa y una ratio de endeudamiento muy elevada. Con estas cartas en la mano, la negociación con accionistas y acreedores para salvar al empresa tenía ínfimas posibilidades.

*Profesora Agregada de la Universitat Pompeu Fabra.

Temas: Turismo