Ir a contenido

Pequeño observatorio

Parada de frutas y verduras en el mercado de la Boquería de Barcelona

Maira Villela

La vendedora de frutas y verduras

Josep Maria Espinàs

Me gustan los oficios que exigen confianza. Una confianza personal y arraigada con el paso del tiempo

Si puedo leer los periódicos sin prisa lo hago por la mañana. Debo decir que me paro en la página de información necrológica. No porque sospeche que puedo estar muerto. Mi larga vida me obliga -si me permiten la broma- a pellizcarme una mejilla. Sí, aún estoy vivo.

Hace pocos días he leído una esquela que no solo me merece naturalmente respeto. Ha muerto Assumpció Montaña. Y se hace saber que era vendedora de frutas y verduras en el mercado de Santa Caterina e hija de Sant Cugat del Vallès.

El lector me puede decir que cada día mueren muchas personas, y tristemente es cierto. A veces personas y personajes que todo el mundo considera importantes e incluso famosos. ¡Qué relativa la importancia! La presencia, cada día de Assumpció en el mercado era una sencilla creación de vida. Nada de trascendental.

"Póngame medio kilo de patatas...". "Aquí las tiene, como siempre".

Pienso que en el momento que se compran las patatas, un hombre de negocios, quién sabe dónde, está haciendo un trato importante, o lo intenta. Quizá insistiendo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Para ser un buen vendedor de fruta se debe ser muy honrado. Hay frutas que tienen una larga vida y otros están pasadas y el hecho es bien claro. Con algunos financieros puede ocurrir que una operación no sea del todo clara. Una fruta, en cambio, está a la vista.

Yo pienso que en el mercado de Assumpció todo estaba claro. Había que hablar y comentar pero no había que discutir. Me gustan los oficios que exigen confianza. Una confianza personal y arraigada con el paso del tiempo. Y si además lo aconseja Santa Caterina...

Mi mercado no tiene santo ni tiene santa, pero en cambio tiene una bonita historia, es el mercado del Ninot. Alguien debería explicar la curiosa historia de este nombre.

Temas: Mercados