Ir a contenido

Onze de Setembre

Recuperemos la unidad

MONRA

Recuperemos la unidad

Eva Granados

Recuperar la Diada forma parte de las asignaturas pendientes del independentismo para hacer realidad su voluntad de diálogo

La celebración de la Diada del Onze de Setembre es una oportunidad para expresar la firme voluntad de recuperar la unidad de los catalanes y catalanas forjada desde la convivencia, el respeto y también desde la reivindicación. Una sociedad tan plural y diversa como la nuestra necesita que la 'senyera', el himno y la Diada sean símbolos de todos por encima de las discrepancias y momentos excepcionales que pueda vivir el país cada 11 de septiembre.

En el estropicio que ha provocado el proceso independentista hay que añadir, desgraciadamente, también la celebración de la Diada. El Govern del 'president' Quim Torra y el vicepresidente Pere Aragonès sigue dejando a una parte importante de la ciudadanía fuera de la celebración y del sano sentimiento de pertenencia que cualquier sociedad tiene en torno a sus símbolos. Los sucesores de la antigua Convergència y ERC han eliminado la autodenominación de "partido político nacionalista catalán" que figuraba en sus estatutos. Pero el cambio se nota poco porque, entre otras cosas, instrumentalizan la Diada para hacer una reinterpretación del pasado como la descrita por George Orwell en sus magistrales 'Notas sobre el nacionalismo'.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El independentismo traslada una falsa idea de la historia para fabricar un pasado que no existió. Hoy hace un año, el exvicepresidente Junqueras tuiteó que "la Diada celebra el aniversario del fin de la independencia" y el 'conseller' Buch dijo que en 1714 "el Estado español invadió Catalunya". Ambos pretendían difundir la idea de que Catalunya fue un estado independiente hasta una supuesta invasión española en 1714. Pero sabemos que la realidad fue otra tal y como explicó el historiador Toni Soler: "Los países suelen maquillar su pasado para que parezca más glorioso o, al menos, un poco menos miserable. (...) ¿que Casanova no fue exactamente un héroe? Cierto. ¿Que en 1714 no se luchaba por la independencia, sino por un concepto distinto de España? Ciertísimo". En efecto, en 1714 se puso fin a una guerra internacional entre potencias europeas partidarias de dos reyes diferentes para España y no fue la invasión de un estado independiente por otro. El hecho es que cualquier político siempre podrá encontrar pretextos más o menos cercanos en el tiempo para defender un proyecto de división o un proyecto de unión.

Recuperar la Diada forma parte de las asignaturas pendientes del independentismo para hacer realidad su voluntad de diálogo. Como también lo es revisar los dos pilares argumentales con que ha justificado la independencia.

Por un lado, el relato basado en "el expolio" o el déficit fiscal "sangrante", como ha dicho el vicepresidente Aragonès, es difícilmente compatible con el hecho de que aproximadamente Catalunya paga por renta y recibe por población tal como dicen las balanzas fiscales de la Generalitat.

Una celebración unitaria de la Diada es compatible con la libre manifestación de cualquier entidad fuera de los actos oficiales

Y por el otro, es imposible mantener la tesis, también defendida por parte de los Comuns, de que cualquier democracia consolidada permitiría un referéndum de secesión. Lo cierto es que solo los organizados por David Cameron son precedentes de lo que piden los soberanistas catalanes. Alemania, Italia y Estados Unidos, por poner ejemplos recientes, los han prohibido y Canadá no reconoció los de Quebec. El 'brexit' es una prueba más de que un referéndum no sirve para resolver una cuestión que divide a la sociedad. Los políticos no debemos trasladar a los ciudadanos las decisiones difíciles sino hacer justamente lo contrario: lograr acuerdos y luego solicitar su aprobación por una gran mayoría.

Para nosotros, una celebración institucional y unitaria de la Diada es perfectamente compatible con la libre manifestación de cualquier partido o entidad fuera de los actos oficiales. Pero desgraciadamente, también en esta cuestión, el actual Govern de la Generalitat es incapaz de estar a la altura de su rol institucional, al ponerlo al servicio un proyecto divisivo.

Los y las socialistas queremos reivindicar en esta Diada la necesidad de un Govern útil y al servicio de todos los catalanes y catalanas, capaz de sumar voluntades políticas y sociales para garantizar la cohesión social de nuestro país, generar riqueza y redistribuirla justamente. Desde el PSC proponemos un federalismo efectivo y equitativo porque pensamos que es el mejor instrumento para asegurar el progreso de Catalunya y de España. Y solo predicando con el ejemplo avanzaremos hacia una Europa federal que la mayoría de partidos catalanes declaramos querer.

Avanzar colectivamente pasa por recuperar lo que nos une. Volver a tener un Onze de Setembre de todos, sin exclusiones, sería un muy buen comienzo.

*Portavoz del PSC en el Parlament.