Ir a contenido

IDEAS

Un fotograma de ’Cristal oscuro: La era de la resistencia’

La magia del cristal oscuro

Mónica Vázquez

Que en el 2019 una de las series más esperadas y valoradas haya sido una laboriosa obra de arte compuesta por marionetas y decorados hechos a mano me devuelve la fe en el mundo audiovisual. Que, tras años de efectos especiales creados por ordenador volvamos a hacerle un hueco a la visionaria artesanía de Jim Henson y seamos capaces de reajustar nuestras expectativas narrativas a las necesidades de la técnica sin darnos cuenta es ya, de por sí, un análisis precioso de lo poco y lo mucho que necesita la imaginación humana para aprender a volar y volar alto.

La serie de Netflix y The Jim Henson Company llega para salvarnos a todos de la muerte de la imaginación

‘Cristal oscuro: La era de la resistencia’ llega en un momento casi necesario para la industria del cine. Tras numerosos avances tecnológicos y el desarrollo de efectos especiales que hace años nadie era capaz de imaginar, parecíamos avocados a un desierto de realismo inerte e innecesario en la fantasía y la ciencia ficción. Estamos rodeados por un ejercito de Jar Jar Binks cuando todo lo que queremos es a R2-D2 bailando en el banquete de Jabba el Hutt. Y lo cierto es que empezamos a estar empachados de tanta perfección. La velocidad atropella nuestra capacidad de maravillarnos por los pequeños detalles, esos que marcan la diferencia entre una intuición y una certeza, entre valorar el intento del director de recrear una fantasía y vibrar con ella.

La magia de las marionetas de Jim Henson son el contrapunto perfecto a la adicción por el CGI que parece consumir el cine y las series de televisión, atrapándonos en un vacuo torbellino de esplendor tecnológico, fascinados por la técnica del truco hasta el punto de haber olvidado que la magia reside en ser capaces de dejarnos sorprender por la narrativa. ‘Cristal oscuro: la era de la resistencia’ llega para salvarnos a todos de la muerte de la imaginación.

Ésta serie de diez episodios desarrollada por Netflix y The Jim Henson Company nos trae de nuevo el maravilloso mundo del cristal oscuro y la oportunidad de emocionarnos con las aventuras de los Gelflings. ¿Responderás a la llamada de Thra? Son casi diez horas, pero créeme: querrás que fueran muchas, muchas más.

Temas: Netflix