Ir a contenido

A pie de calle

Escuela Sadako de Barcelona, Premi Ensenyament 2015.

Entender la educación en la sociedad digital: más allá del sueño de Illich

Xavier Mas Garcia

Han surgido iniciativas donde el aprendizaje no se organiza en asignaturas sino alrededor de proyectos, aplicando pedagogías activas y fomentando la emprendeduría social entre los alumnos

Décadas antes de que las redes sociales invadieran nuestra vida cotidiana, Ivan Illich –uno de los destacados pensadores pedagógicos del siglo XX– imaginó un mundo sin escuelas ni universidades. En su sociedad utópica las personas aprenderían las unas de las otras a través de redes de educadores y se formarían en las bibliotecas, los museos y los centros de trabajo.

Las numerosas oportunidades de aprendizaje que nos ofrece la web en forma de contenidos ilimitados, ofertas de cursos y recursos educativos en línea a 'low cost', y el acceso a redes sociales profesionales como LinkedInXing Viadeo, pueden hacernos creer que en pleno siglo XXI el sueño de Illich se ha convertido en realidad.

Sin embargo, en las aulas de las instituciones educativas el alumnado sigue aprendiendo con las mismas reglas del juego generación tras generación. Lo cierto es que la educación es una de las actividades humanas más reguladas, especialmente a través de leyes educativas y marcos normativos que definen su organización, su funcionamiento y su acreditación. Pese a sus bondades, ello ralentiza la evolución de la práctica educativa forzando el encaje de las innovaciones en una matriz diseñada con criterios de organización escolar, actuando a menudo como cortafuegos ante el proceso de transformación digital, tan presente la mayoría de ámbitos de actividad humana.

Aprendizaje alrededor de proyectos

No obstante, desde el mundo educativo han surgido iniciativas que desafían esta tendencia ofreciendo modelos y experiencias singulares. Lejos de ser casos aislados, son realidades cada vez más consolidadas y extendidas que marcan los caminos a seguir, y que tienen como denominador común la vinculación entre la práctica educativa y la sociedad digital, respondiendo a sus características, atendiendo a sus demandas y capacitando a sus protagonistas. Algunos de los ejemplos más significativos los podemos ver en La Reina Roja , una webserie creada y producida por el eLearn Center de la Universitat Oberta de Catalunya, dirigida y presentada por Lluís Pastor, profesor de comunicación, experto en educación digital y director de este centro de innovación. A través de sus 10 capítulos se analizan, entre otras, universidades tan singulares como la escuela de negocios Hyper Island en Suecia o la escuela de diseño Kaospilot en Dinamarca, centros donde se fomenta la capacidad de emprendeduría de los alumnos, y en los que éstos no asisten a clase sino que se organizan en equipos de trabajo para dar respuesta a retos profesionales reales. No menos interesantes resultan las iniciativas a nivel escolar –también presentes en la webserie– de centros de referencia como las escuelas Sadako en Barcelona y Padre Piquer en Madrid –ambas pertenecientes a la red Ashoka– donde el aprendizaje no se organiza en asignaturas sino alrededor de proyectos, aplicando pedagogías activas y fomentando la emprendeduría social entre los alumnos.

En nuestro país, estas últimas experiencias forman parte de un movimiento de renovación pedagógica que poco a poco va extendiéndose al conjunto del sistema educativo, tanto público como concertado, a través de proyectos como Escola Nova 21 Jesuïtes Educació impulsado en su momento por Xavier Aragay, consultor internacional especializado en el cambio educativo y autor del libro 'Reimaginando la educación, 21 claves para transformar la escuela', publicado por Paidós.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La intersección entre educación y sociedad digital va mucho más allá de la digitalización de contenidos y la virtualización de aulas. Estamos hablando de cambios culturales, económicos y sociotecnológicos que pueden llegar a transformarla en aspectos más profundos. Centrando el foco en la educación superior, Linda Castañeda y Neil Selwyn abordan esta cuestión en 'Reiniciando la universidad, buscando un modelo de universidad en tiempos digitales', reciente publicación de Editorial UOC dentro de la colección OuterEDU de opinión fundamentada sobre educación y sociedad digital.

Ciertamente el proceso de digitalización no está transformando la educación tan rápidamente como ocurre en la banca, el turismo, el entretenimiento o los medios de comunicación, ni tan radicalmente como soñó Illich en su momento, pero las semillas del cambio llevan tiempo germinado en su interior.