Ir a contenido

CLAVE

Niños sirios en un campo de refugiados en Idlib.

AFP / AREF WATAD

¿Quién puede matar a un niño?

Bernat Gasulla

Solo hay un papel más mojado que la Declaración de los Derechos Humanos, y es la Convención de los Derechos del Niño

No es un mundo para los viejos, como tampoco lo es, sobre todo, para los niños. No nos dejemos engañar por el fantasma de la sobreprotección infantil de las sociedades opulentas y supuestamente desarrolladas. O por esos padres que envuelven a sus hijos en celofán, convencidos de que así podrán ser lo que ellos no pudieron o supieron ser.

No. Los niños no son un tesoro. No lo son porque los padres nos los arrojamos a la cabeza cuando las cosas no funcionan. No lo son porque se les convierte en arma arrojadiza para lastimar al otro. No lo son porque hay padres que los matan solo para dañar a la madre.

Cuando hay violencia machista, las víctimas son las mujeres y los niños. Cuando hay un bombardeo en Idlib (Siria), los más perjudicados son los civiles y los niños. Lo mismo ocurre con la hambruna en Yemen o con la pobreza infantil en Europa.

Cuando la arterioesclerótica Unión Europea decide hacerse la sueca con el ‘Open Arms’, parece olvidar que el buque de la oenegé que Salvini quiere ilegalizar lleva a bordo a una treintena de menores, casi todos no acompañados, y varias mujeres embarazadas.

Cuando hablamos de los ‘menas’ y los asociamos el –indiscutible- problema de seguridad en el que están envueltos, nos olvidamos de lo que realmente quiere decir el acrónimo: ‘menores no acompañados’.  Son niños que se han lanzado al vacío y se han jugado la vida, dejando atrás sus orígenes y sus familias. Y, no, señoras y señores, no lo hicieron para delinquir. Son niños antes que inmigrantes, como recordó recientemente Save the Children.

Probablemente solo hay un papel más mojado que la Declaración de los Derechos Humanos, y es la Convención de los Derechos del Niño. Nos llenamos la boca con ellos, pero nada más. Quizá no ocurra como en ‘¿Quién puede matar a un niño?’ (Narciso Ibáñez Serrador, 1976), y no suframos la sangrienta venganza de los menores. Pero la pregunta que plantea el título de la película tiene una desoladora respuesta: mucha gente.  

Temas: Menas Niños