Todos esos jovenzuelos

Mi anciano favorito es Ian Hunter, al que este año le han caído los 80, lo cual no le ha impedido reunir a la formación original de Mott the Hoople y girar por Gran Bretaña

2
Se lee en minutos
Ian Hunter, al frente de Mott the Hoople, en el Azkena Rock Festival del 2018.

Ian Hunter, al frente de Mott the Hoople, en el Azkena Rock Festival del 2018. / FERRAN SENDRA

A todos nos divierte enormemente deslizar comentarios irónicos sobre la avanzada edad de los Rolling Stones, pero solemos olvidarnos de que hay personajes del mundo pop más viejos que Mick Jagger y que se mantienen, más o menos, en perfecto estado de revista. Pensemos en Willie Nelson, 86 añitos y hecho un potro gracias a los veinte canutos que se fuma a diario desde la adolescencia (“La marihuana me salvó la vida”, decía no hace mucho en la revista 'Rolling Stone') y que en nada malo han afectado a su impecable carrera (e incluyo 'To all the girls I've loved before', su dueto con Julio Iglesias, que es una muestra insuperable de surrealismo musicalsurrealismo musical). Hay ecosistemas físicos que mantienen a algunos en buen estado y que los envían al hoyo si los abandonan: me preocupa mucho Keith Richards desde que dejó de desayunar con Jack Daniel's, pues el cuerpo se rebota y es capaz de suicidarse ante tu irritante abstinencia.

Noticias relacionadas

En estos momentos, mi anciano favorito es Ian Hunter, al que este año le han caído los ochenta, lo cual no le ha impedido reunir a la formación original de su grupo de toda la vida, Mott the Hoople, y dedicarse a girar por Gran Bretaña con una moral digna del Alcoyano F.C. Mott the Hoople ya estaban en activo a mediados de los años 60, pero no fue hasta los 70 cuando conocieron el éxito gracias a una canción que les regaló David Bowie'All the young dudes', portentoso manifiesto generacional con el que se encaramaron a las listas de éxitos. Vinieron luego perlas como 'Roll away the stone', 'The Golden age of rock & roll', 'I wish I was your mother' o 'All the way from Memphis', que Martin Scorsese utilizó en su película 'Alicia ya no vive aquí'. En España se aguantó a Mott the Hoople cuando el apogeo del glam rock, pero enseguida se les olvidó.

Un 'national treasure'

Los discos en solitario del señor Hunter pasaron desapercibidos pese a que dos de ellos, por lo menos, son sendas joyas del pop potente, 'All american alien boy' -que incluía la deliciosa balada 'Irene Wilde', dedicada a una niña de la que nuestro hombre se enamoró en el colegio- y 'You're never alone with a schizophrenic' -a destacar la impresionante 'Is there life after death?' Aunque ni en la Europa continental ni en Estados Unidos se ha respetado mucho al señor Hunter, en su país es eso que allí denominan un 'national treasure'. Lástima que los royalties de su mayor éxito se los llevara hasta su muerte el amigo Bowie.

Temas

Mick Jagger