Ir a contenido

Editorial

La Luna, 50 años después

Las misiones al espacio siguen teniendo hoy un componente patriótico y de supremacía tecnológica

firma editorial cast

El Periódico

Ingenieros de la NASA expectantes ante el despegue de la misión ’Apollo 11’ en julio del 1969

Ingenieros de la NASA expectantes ante el despegue de la misión ’Apollo 11’ en julio del 1969

Se cumplen 50 años de aquel «pequeño paso para el hombre» que había de convertirse en «un gran paso para la humanidad». Las palabras de Neil Armstrong, el primero en pisar la Luna, fueron el resumen simbólico de una gesta desconocida que ha pasado a formar parte del imaginario colectivo. Ir más allá del planeta Tierra fue, en julio de 1969, algo inaudito, una auténtica aventura que se calcula que costó 25.000 millones de dólares de la época. La llegada a la Luna del 'Apolo 11' fue seguida por televisión por millones de personas y generó una expectación nunca vista, que después se fue diluyendo con las otras cinco misiones (y diez astronautas más, hasta un total de 12) que alunizaron en el satélite, con la salvedad del heroico rescate del Apolo '13', que tuvo en vilo al mundo entero.

La carrera espacial fue justamente eso, una competición política y militar entre Estados Unidos y la entonces Unión Soviética, en plena guerra fría. Los primeros avances soviéticos de 1957 (los satélites 'Sputnik') y el primer vuelo tripulado al espacio (a cargo de Iuri Gagarin) exacerbaron el miedo y el orgullo estadounidense hasta el punto que, en una de sus primera intervenciones, en 1961, el presidente Kennedy prometió enviar un hombre a la Luna antes de acabar la década. Así fue, en buena parte gracias a los conocimientos de ingenieros alemanes reclutados de entre las filas nazis, como Wernher von Braun, responsable del cohete 'Saturno V', el dispositivo más potente que nunca ha volado. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Hoy vuelve a estar sobre la mesa la voluntad de volver a la Luna e incluso de ir más allá. Y sigue siendo una carrera con un gran componente de orgullo patriótico y del deseo de demostrar la supremacía tecnológica e industrial. Con la salvedad que, en este nuevo reto, los oponentes son Estados Unidos y China, descontando los propósitos de una Rusia en horas bajas y una Agencia Espacial Europea que también lucha por el protagonismo. China es el primer país que ha alunizado en la cara oscura de la Luna y pretende establecer en ella una base fija. Donald Trump ha anunciado que Estados Unidos, con el programa 'Artemisa', será el primero en llevar a una mujer al satélite, en el 2024, y están en marcha planes para que la Luna sea una especie de estación de transbordo para los vuelos tripulados que recalen en Marte. Una nueva competición con inciertos resultados en los que, sobre todo, se trata de dilucidar, como hace 50 años, quién manda en la Tierra.