30 oct 2020

Ir a contenido

Dos miradas

El Eixample sirve para todo. Esta cuadrícula urbanística es un maná para creativos y ahora es fundamento de la cosa de "repartir colores" que es la manera que tiene el Barça de justificar su nueva camiseta

Ahora no viene al caso entrar en detalles, pero que conste que a lo largo de la vida me he hartado de justificar propuestas gráficas. A posteriori. Quiero decir que teníamos entre manos un logotipo o un símbolo que no quería decir nada y luego me tocaba a mí añadir literatura. Del mismo modo que a los diseñadores se les dice "que tenga diseño, ¿eh?", a los creativos se les pide "literatura". Con esto no digo que yo sea un creativo, pero sí que he conseguido que se lo creyeran. Es decir, todo se puede justificar en la vida.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

También una camiseta del Barça. O, sobre todo, una camiseta del Barça. También esta camiseta, tan peculiar, tan croata y tan escaqueada. ¿Qué tenemos a mano? ¡El Eixample! El Eixample sirve para todo. Esta cuadrícula urbanística es un maná para creativos y ahora es fundamento de la cosa de "repartir colores" que es la manera que tiene el club de justificar el invento. Exijo una moratoria de al menos cinco años antes que nadie vuelva a utilizar el Eixample como excusa. Y aun más si añadimos el Gaudí de turno: "Si no se ha hecho antes, es la mejor razón para hacerlo". ¡Dios mío, es al revés! Si no se ha hecho antes es porque tal vez no era necesario hacerlo.