Ir a contenido

ELECCIONES MUNICIPALES

Los candidatos a la alcaldía de Barcelona Ada Colau (BC), Elsa Artadi (JxCat), Manuel Valls (Cs), Ernest Maragall, Jaume Collboni, Josep Bou y Anna Saliente (CUP), el pasado 25 de abril.

EFE / TONI ALBIR

Barcelona, 20 días de mayo

Joaquim Coll

El independentismo sigue fuerte, pero concurre a las municipales dividido en cuatro listas

La alcaldesa del run-run está más cerca de ser pasado que de poder hacer historia

El resultado del 28-A podría hacernos pensar que ya sabemos lo que va a ocurrir dentro de tres semanas. Para nada, cada elección es diferente. En el 2016, los 'comuns' ganaron las generales y un año después quedaron quintos en las autonómicas. En diciembre del 2017, Ciudadanos fue la fuerza más votada en siete de los 10 distritos. La victoria esta vez se la ha llevado ERC con el PSC pisándole los talones, coloreando el mapa de la ciudad en dos mitades. En los últimos cuatro años, por ejemplo, Sarrià-Sant Gervasi ha pasado de ser un bastión de Convergència con Xavier Trias a sumarse a la victoria de Cs en las catalanas, y a situar ahora a ERC en primera posición. Nou Barris ha pasado de aportar el diferencial de votos que hizo posible el triunfo de Ada Colau en el 2015 a volcarse con Inés Arrimadas frente al 'procés', para a volver a manos de los socialistas con Pedro Sánchez. Al 26 de mayo llegaremos a ciegas.

La campaña será clave porque la elección va muy ajustada. Lo que suceda los próximos 20 días determinará quién saca la delantera. Ernest Maragall parte como favorito en las encuestas, pero es un mal candidato y solo vale por su apellido. Colau presenta un mala gestión, pero todavía puede evitar su expulsión de la alcaldía. A Jaume Collboni no se le esperaba en la carrera, pero ha ido ganando posiciones gracias a Sánchez y dispone de un buen equipo. Manuel Valls es un lujo para Barcelona y supondría un cambio de verdad, pero el discurso y la deriva derechista de Albert Rivera le ha roto la estrategia.

Si gana Maragall los independentistas ensancharán la base comiéndose a los 'comuns'. Si Colau revalida intentará otro tripartito con ERC y PSC. Si Collboni se cuela en primera posición practicará la geometría variable mirando a su izquierda. Y si Valls da la sorpresa sumará con los constitucionalistas siempre que el resto no se una en su contra. Las municipales están muy abiertas, cada voto pesa mucho porque la participación será más baja. El independentismo sigue fuerte, pero concurre dividido en cuatro listas y la alcaldesa del run-run está más cerca de ser pasado que de poder hacer historia.