Ir a contenido

PRIMERO DE MAYO

BARCELONA La manifestación de Primero de Mayo en Vía Laietana, ayer.

FERRAN NADEU

Del 28 de abril al 1 de mayo

Javier Pacheco

Después de las elecciones el movimiento sindical de clase exigiremos en el Primero de Mayo que el nuevo Gobierno ponga a las personas en el centro de las políticas

Las desigualdades, la precariedad y la pobreza se están volviendo crónicas. Cada vez es más urgente actuar. Somos muy críticos con el Gobierno del Estado y el de la Generalitat porque no han aprobado unos presupuestos capaces de hacer políticas sociales y porque no han encarado la derogación de la reforma laboral y la reforma del sistema público de pensiones. La pobreza es una decisión política.

Después de las elecciones al Congreso, el movimiento sindical de clase exigiremos en el Primero de Mayo que el nuevo Gobierno ponga a las personas en el centro de las políticas, que legisle en favor de los intereses de la mayoría y no del patrimonio de las élites. El Primero de Mayo será la primera lectura política que tendrán que hacer las nuevas diputadas y los nuevos diputados. El nuevo gobierno se tendrá que ocupar del trabajo porque es la herramienta principal que tienen las personas para desarrollar su proyecto de vida. Hay de intervenir a favor de la igualdad y del reparto de la riqueza por la vía de los salarios, y por la vía de la promoción de un modelo económico sostenible, próspero y saludable.

La situación es muy grave, pero con un poco de esperanza. Muchas personas están obteniendo mejoras, pequeñas, pero mejoras. Todas ellas conseguidas por la reivindicación, la movilización y la negociación col·lectiva. Pensamos en el movimiento de las mujeres, del sindicalismo, de la gente pensionista. En definitiva de las trabajadoras y los trabajadores. Acciones todas ellas que ha contado con la participación colectiva de mucha gente, con la organización y la negociación de acuerdos y consensos entre muchas entidades.

Sindicalismo a la ofensiva

Por eso los convenios han podido incrementar los salarios ganando poder adquisitivo. Por eso los convenios empiezan a incorporar los 14.000 euros por año como salario mínimo. Por eso el salario mínimo interprofesional (SMI) es de 900 euros. La situación es algo mejor desde que los planes de igualdad han empezado a elaborarse en empresas más pequeñas por la obligación que introducen los convenios colectivos, incorporando también protocolos contra el acoso y la violencia machista.

La situación es algo mejor también para aquellos que no tienen nada y ahora pueden pedir la renta garantizada de ciudadanía, y desde que la protección social mejora con el subsidio por los mayores de 52 años. Algo mejor para las personas pensionistas que han conseguido romper la condena del PP e incrementar su pensión por encima del 0,25%.

Acuerdos como el Acuerdo de Empleo y Negociación Colectiva (AENC), en toda España, y el Acord Interprofessional de Catalunya (AIC), en Catalunya, han fijado las orientaciones para que se pudieran firmar convenios como los del metal, la química, el textil, la construcción, el comercio, la limpieza... que han llevado mejoras de manera directa a las vidas de la gente. El acuerdo del retorno de las pagas extras para los trabajadores y las trabajadoras públicas cierra un ciclo de lucha que empezó en el 2012.

La acción colectiva por la defensa de las condiciones de vida de la clase trabajadora del país es una tarea de gigantes que se consigue a pequeños pasos de hormiga, aquí y en todo el mundo. Es la fuerza del Primero de Mayo.