A pie de calle

Beneficios de la danza

La mejora del bienestar físico y psíquico de las personas que practican danza se debe en gran parte a las neuronas espejo

2
Se lee en minutos
Ballet del Mariinski. ’Las cuatro estaciones’. 4 de julio.

Ballet del Mariinski. ’Las cuatro estaciones’. 4 de julio. / VALENTIN BARANOVSKY

La danza es una actividad que influye de manera positiva en los procesos de socialización, rendimiento escolar, mejora de la calidad de vida de las personas que la practican y se utiliza como una forma de integración física y psíquica del individuo. Estas propiedades se deben en gran parte a la influencia de las llamadas neuronas espejo, que son un tipo especial de neuronas cerebrales que se activan, no solo cuando un individuo realiza una acción, sino también cuando observa que otra persona realiza el mismo movimiento. Bostezar o reír son reacciones que se pueden producir cuando se ve a otra persona que hace lo mismo. También asimilamos las acciones de otras personas en nuestro propio sistema sensorial, transmitiendo sensaciones que percibimos en los demás como si fueran las nuestras, por ejemplo viendo una película nos identificamos con los personajes, sufriendo cuando sufren e incluso realizando movimientos como lo hacen los personajes.

Este proceso permite transformar la información visual en conocimiento práctico y aprendizaje, producido por sustitución y por adquisición. En el primer caso un patrón motor se cambia por otro mejor para una determinada tarea y en el segundo caso se crea una nueva secuencia motora. Hay quien plantea que el habla emerge de la gestualidad. Esto justifica la capacidad de los alumnos que estudian la danza para imitar y memorizar los movimientos que practican en las clases, incluso aunque los observen por primera vez. También parecen estar en la base de las propiedades de la danza que han dado origen a la Danza Movimiento Terapia (DMT), como una terapia que persigue la integración psicofísica (cuerpo-mente) del individuo y en donde las neuronas espejo parece que son en gran parte responsables. Este proceso terapéutico está avalado por un gran número de publicaciones que le dan rigor científico.

Estudio de la Universitat de Barcelona

La profesora Blázquez y colaboradores de la Universitat de Barcelona describen el proceso terapéutico, mediante la práctica de la danza una hora semanal durante cinco meses, y la posible influencia de las neuronas espejo en la empatía kinestésica y la mejora del bienestar físico y psíquico de una paciente diagnosticada de cáncer de mama.

Noticias relacionadas

Lo que se ha observado mediante la resonancia magnética funcional son las regiones del cerebro que se activan por la danza. Estas regiones incluyen la corteza motora, la corteza somatosensorial, ganglios basales que modulan el movimiento y el cerebelo implicado en los movimientos finos y complejos.

Finalmente podemos afirmar que la sincronización entre música y danza produce un doble efecto beneficioso, la música estimula los centros de recompensa del cerebro, habiéndose encontrado una relación causal entre la dopamina y las respuestas de recompensa en humanos al escuchar música, mientras que la danza activa los circuitos sensoriales y motores.

Temas

Danza Cáncer