Ir a contenido

Al contrataque

Los miembros de ’la Manada’. De izquierda a derecha, José Ángel Prenda, Antonio Guerrero, Alfonso Cabezuelo (de medio cuerpo) y Jesús Escudero y Ángel Boza (solo caras).

De 'La manada' a 'Jauría'

Carles Francino

Tras una representación para escolares de 'Jauría' fueron muchas las voces que expresaron temor, hartazgo y ganas de rebelarse: pero muy pocas de ellas eran de chicos

"Los violadores son personas igual que nosotros, no son los malos de la película que viven en otro mundo.  Es muy fácil colocar a los monstruos fuera y a nosotros en el lado bueno; pero esos engendros son el resultado de un caldo de cultivo que hay en la sociedad, un machismo instaurado sistémicamente. Y algo tenemos que ver todos y todas". Esta fue más o menos la respuesta que uno de los actores de 'Jauría' le dio a un estudiante de bachillerato que acababa de ver la obra y se interesaba por cómo podìa meterse en la piel de un personaje tan repulsivo.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

'Jauría' forma parte de ese modelo bautizado como teatro documento que consiste en contar historias estrechamente pegadas a un hecho real; y en este caso a la actualidad, a partir de las transcripciones del juicio por el caso de 'La manada'. El Pavón Teatro Kamikaze de Madrid ha dedicado varias semanas a programar funciones especiales para público escolar, que terminan con un coloquio donde salen muchos de los demonios que contaminan la relación entre chicos y chicas, entre hombres y mujeres: los miedos de ellas, los equívocos de ellos, los falsos sobreentendidos, los prejuicios, los silencios... El día que estuve yo, una chica se levantó para contar, con un coraje que nos desarboló a todos, que había sido víctima de abusos sexuales durante varios años, pero que pasó tiempo hasta que la creyeron. ¡No me extraña que se sintiera tan  identificada con la protagonista de la obra! Otra relató, entre sollozos, cómo entró en pánico el día que un hombre la siguió insistentemente, trataba de llamar su atención... y resulta que solo quería advertirle de que llevaba la mochila abierta.

Fueron muchas las voces que expresaron temor, hartazgo y ganas de rebelarse: "¿por qué tengo que cambiar de acera?", “¿por qué mi madre duerme a pierna suelta si sale mi hermano pero no pega ojo hasta que yo he vuelto a casa?”; pero muy pocas de esas voces fueron de chicos. O por vergüenza, o por mala conciencia... Yo no lo sé, pero eché en falta el mismo coraje que sus compañeras exhibieron. Para decir en voz alta lo que seguramente piensan o para admitir que el actor (Raúl Prieto) tenía razón: que si nos ponemos frente al espejo veremos cosas incómodas. El director de 'Jauría', Miguel del Arco, me explicó que al principio no detectaba un gran entusiasmo por programar la obra, pero que ahora ya tienen confirmada una gira por toda España; y que se ofrecen a repetir la experiencia de los coloquios con escolares en cualquier lugar donde se lo pidan. Me alegro. Porque la obra es magnífica en su atmósfera asfixiante y los actores transmiten tanta verdad que al final se funden en un abrazo reparador. Y porque el mensaje a los chavales es la mejor inversión para evitar que los monstruos se multipliquen.