Ir a contenido

Dos miradas

La España subterránea

La España subterránea

Emma Riverola

Bajo las mesetas, valles, lagos y costas, hay un país subterráneo que el PP cimentó con el único objetivo de enriquecerse

Bajo las mesetas, valles, lagos y costas, hay un país subterráneo que el PP cimentó con el único objetivo de enriquecerse. Mientras sus políticos daban lecciones de economía y de moral, robaban todo lo que podían y pervertían la democracia tanto como fuera necesario. El poder era el instrumento. El dinero, el fin. Hace mucho que sabemos de los entramados corruptos del PP. Un juez los rubricó con la sentencia de la Gürtel. Ahora, la podredumbre estalla con la operación de Estado que el PP dirigió contra Pablo Iglesias. Todas las cloacas puestas al servicio de que Podemos no llegara al Gobierno. Las grabaciones parecen confirmar el mandato del ministro Jorge Fernández Díaz y Mariano Rajoy.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Con los pies hincados en un reino de podredumbre es imposible no corromper todo lo que toca. Cuando los intereses espurios mandan, el interés público o el bien común son frases sin sentido. Gana el Monopoly y pierde la ética. También Catalunya entró en la gran partida. No hay nada mejor que una bandera para ocultar el subsuelo. Y se alentó a un enemigo de la patria. Un enemigo que también había construido su pequeño país subterráneo. Bastó una dosis de idealismo y un puñado de sectarios e insensatos para desbaratarlo todo. Ahora, es la superficie la que presenta magulladuras. Ante tanta indignidad y observando el panorama electoral, hay entendimientos incomprensibles: ¿qué narices hace Ciudadanos de la mano del rey de los subsuelos?