Ir a contenido

Al contrataque

Carles Puigdemont y Carme Forcadell, tras la aprobación de la DUI en el Parlament el 27 de octubre del 2017.

JULIO CARBÓ

Por favor, paren

Xavier Sardà

En el 'procés' se pasa de traidor a héroe y viceversa en un plis y, por si fuera poco, ahora estamos asistiendo al señalamiento público del enemigo

El independentismo abusa de contradicciones y peleas, con la seguridad de que su electorado se lo perdonará todo.

Rufián señaló a Puigdemont como traidor con las 155 monedas de plata, cuando iba a convocar elecciones. En aquel mismo momento, Oriol Junqueras pedía a numerosos empresarios que presionaran a Puigdemont para que convocara elecciones. El periodista Oriol March confirma siete peticiones en su libro 'Los entresijos del procés'.

Rufián no saluda a Santi Vila por ser el miembro del Govern que más intentó lograr un acuerdo, mientras Oriol Junqueras dice que siempre buscó y buscará el acuerdo.

Puigdemont manifiesta que había un acuerdo para marchar, mientras Junqueras dice que lo había para quedarse.

Puigdemont ha escrito en su libro que el 28 de octubre de 2017 se reunió “en cierto lugar de la provincia de Girona con Marta Rovira i Vergés, la secretaria general de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), que acaba de hablar con los miembros del Gobierno en el exilio y con otras personas. Nos encontramos para decidir qué pasos conviene seguir ahora. Después de analizar la situación, concluimos que la mejor opción es exiliarnos también. Eso es lo que decidimos. Yo elijo ir a Bruselas, porque es la capital de Europa.”

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

En cambio, en una entrevista, 'Crític' le preguntó a Oriol Junqueras si había un acuerdo para que todos los 'consellers' fueran el lunes 30 de octubre a sus 'conselleries'. Junqueras respondió: “Sí. Yo fui. Josep Rull, el primero, también, de buena mañana. Otros consejeros también estaban en lugar a primera hora.”

Se pasa de traidor a héroe y viceversa en un plis. Solo hace falta un tuit o la ausencia de un saludo. Aquel 26 de octubre, Puigdemont pasó de héroe a traidor y de traidor a héroe. Y por si fuera poco, ahora estamos asistiendo al señalamiento público, con mayor saña, de los considerados enemigos. ¿Esto era la revolució dels 'somriures'? ¿Junquerisme es amor?

Vicent Partal, biógrafo y socio de Puigdemont ha explicado cómo se llegó a la DUI: “Supongo que todos somos conscientes de que la República se proclamó, también, porque los unos por los otros nadie quería asumir el papel del cobarde que le impidiera ganar las siguientes elecciones... de la autonomía española!”

Andreu Mas-Colell ha dado más detalles en el 'Ara': “La explicación más plausible de lo que hemos hecho es, simplemente, que no sabemos parar y, aún más grave, que no sabemos que no sabemos parar. Nos ponemos objetivos y plazos poco realistas, nos cargamos de emociones, nos enrocamos en la rivalidad y la desconfianza entre las formaciones independentistas, y acabamos tomando decisiones poco sabias y, de vez en cuando, suicidas.”

Por favor, paren. Traidores y enemigos, tenéis toda mi consideración.