Ir a contenido

Editorial

Barcelona puja por seguir con el MWC

Éxito, consolidación y liderazgo son los tres ejes de un evento que parece haber venido para quedarse

Ambiente en el Mobile World Congress.

Ambiente en el Mobile World Congress. / JOAN CORTADELLAS

Se cierra una nueva edición del Mobile World Congress (MWC) repleta nuevamente de éxitos: asistentes, organización, movilidad, impacto en el comercio de la ciudad, escaparate de los emprendedores locales... La simbiosis entre el Congreso y Barcelona se ha hecho más intensa si cabe con la sola mácula de la huelga del metro, que ha tenido un impacto mucho menor que la gravedad de las reivindicaciones de sus trabajadores. Este éxito, junto con el anuncio de una ampliación de las instalaciones de Fira de Barcelona, es seguramente la mejor baza para pujar por la continuidad de este evento cuando finalice el actual contrato con los organizadores de la GSMA. Incluso el tiempo metereológico se ha aliado para seducir a los más de 107.000 visitantes.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

De puertas adentro, el MWC ha actuado de caja de resonancia de los grandes debates del sector en este momento. La estrella ha sido la tecnología 5G, que abre grandes posibilidades al uso combinado de la inteligencia artificial con la comunicación móvil. La operación quirúrgica a distancia protagonizada por el doctor Antonio de Lacy del Hospital Clínic es un ejemplo clarificador. Conocemos las posibilidades de este avance pero el despliegue sigue bloqueado por la pugna sobre quién va a hacerse cargo de la millonaria inversión que exige. Las operadoras padecen un cierto agotamiento y exigen que sean los proveedores de servicios quienes asuman una parte de los costes, pues se les abren ingentes posibilidades de multiplicar sus ingresos. Una posibilidad que choca con principios fundamentales de la actual regulación, como es el de la neutralidad de la red, que Estados Unidos ya ha dado por superada. El segundo gran debate del MWC ha sido en torno al impacto de la guerra comercial entre China y Estados Unidos, de la que han sido víctimas algunas de las grandes empresas del sector, muy especialmente Huawei, a la que Trump acusa de 'hackear' los datos de sus clientes.

Dentro de este éxito cabe señalar también la consolidación del certamen pensado para los emprendedores de la pequeña y mediana empresa, FYFN, que se ha convertido en una plataforma de conexión entre el talento y la inversión que está consolidando Barcelona como un 'hub' digital líder en la siempre lánguida Europa. Éxito, consolidación y liderazgo; los tres ejes del MWC que parece haber venido a Barcelona para quedarse. Disfrutémoslo.