Ir a contenido

Editorial

Violencia machista de menores

Ante el aumento de agresiones de chicos a chicas, la escuela y el conjunto de la sociedad deben desarrollar un modelo que contrarreste el machismo y sus altavoces

Concentración de los compañeros de instituto de la víctima del crimen machista de Reus.

Concentración de los compañeros de instituto de la víctima del crimen machista de Reus. / SÍLVIA JARDÍ / ACN

La joven de Reus salvajemente asesinada ha puesto el foco en la violencia machista cometida por menores, un problema cada vez más alarmante. En solo dos años, Catalunya ha registrado un aumento del 45% en la atención de víctimas de violencia machista ejercida por adolescentes de 14 a 17 años. De 74 víctimas registradas en el 2016 a 107 en el 2018. La mayoría por lesiones y maltrato psicológico.

El 'Barómetro Juventud y Género 2017' del Proyecto Scopio realizado por el centro Reina Sofía arrojaba más datos preocupantes. El 49% de los jóvenes españoles afirmaban que la violencia machista había aumentado en los últimos años (así lo creían el 59,2% de las chicas, pero solo el 39,2% de los chicos). Más del 15% veían aceptable que la pareja les revisara el móvil; el 12%, que les controlara sus amistades y casi el 10% toleraban la violencia física. Más del 80% de los entrevistados declaraban haber sido testigon de algún comportamiento violento. Y, atención, el 40% creían ver en el consumo de alcohol y otras drogas la aparición de estas conductas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El aumento de denuncias es, sin duda, un dato positivo, pero los expertos apuntan la dificultad de muchos adolescentes en distinguir las señales de la violencia machista. Asimilan patrones que quizá viven en sus casas o que, especialmente, ven en los productos de ocio que consumen. La escuela y el conjunto de la sociedad tienen el gran desafío de desarrollar un modelo alternativo que contrarreste el machismo y sus altavoces.