Ir a contenido

PEQUEÑO OBSERVATORIO

Campesinos pakistaníes en campos de mostaza en las afueras de Lahore.

ARIF ALI AFP

Sentir la tierra

Josep Maria Espinàs

Un lenguaje nunca es perfecto y afortunadamente tiene la ayuda de la capacidad de comprensión

He leído una página de EL PERIÓDICO en catalán que está presidida por este titular: "Sentir la terra". Es una expresión que me gusta, porque ese "sentir" es una palabra -un verbo- que abre muchas puertas a las interpretaciones. "Sentir la terra"... Parece que indica una especial relación de los sentimientos y manifestaciones terrenales.

Pienso que vivo todavía de los diversos contactos que tuve con todo tipo de caminos que encontré a lo largo de mis viajes a pie.

Los caminos de la vida

Caminos llanos o pendientes ondulantes o rectos. Acogedores o abruptos. Caminos que a veces se borraban y antes de morir me avisaban: "Ahora tienes que coger el de la derecha". Y caminos que a veces levantaban polvo o piedrecitas cuando yo pasaba y amablemente me avisaban: "Ahora es mejor que tomes el camino de la izquierda, lo encontrarás aquí mismo". Y ahora pienso: ¿qué caminos he encontrado a lo largo de la vida?

Cuando era un niño fui por el camino de la familia, después por el camino de la adolescencia, después por el camino de la vida, tan apasionante como arriesgado. Un camino de sorpresas.

Pero los sentidos se han encontrado con una dura competencia. La de los reales significados. "He sentido lo que has dicho ..." ¿Afirmas o lamentas?

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

"Sentir la terra" no significa, naturalmente, que la tierra sea escuchable, sensible, a no ser que un poeta entre en un juego de imágenes y metáforas. Hace años era habitual que un emigrante llegado a Barcelona con el paso del tiempo dijera "Mi tierra".

El juego de las palabras es un juego fonético. Podemos decir a un amigo sordo: "Cómo siento que no sientas". Un lenguaje nunca es perfecto y afortunadamente tiene la ayuda de la capacidad de comprensión. Por suerte hay sentimientos que no viven de las palabras.

Está bien ir haciendo frases. Podemos hacerlo sin miedo, porque ya se ha dicho todo.

Temas: Poesía