Ir a contenido

Editorial

Terremoto electoral en Andalucía

Con el pésimo resultado del PSOE en su comunidad fetiche, Pedro Sánchez intentará no adelantar las elecciones generales en este momento

La candidata socialista, Susana Díaz, comparece ante la prensa tras conocer los resultados de las elecciones al Parlamento de Andalucía.

La candidata socialista, Susana Díaz, comparece ante la prensa tras conocer los resultados de las elecciones al Parlamento de Andalucía.

Un auténtico terremoto electoral se ha producido en Andalucía, un vuelco después de 36 años de gobiernos socialistas. La izquierda pierde la mayoría por el hundimiento del PSOE que, aunque es todavía la fuerza más votada, baja siete puntos y 14 escaños y ni siquiera con un pacto con Adelante Andalucía-Podemos podría mantenerse en el poder. El descenso de la participación ha influido sin duda en el retroceso del PSOE, ya que la abstención ha sido mayor en los feudos y en las provincias con mayoría socialista. El otro dato más relevante es la irrupción de la extrema derecha de Vox, con cerca de 400.000 votos (un 11%) y 12 escaños. Si el partido de Santiago Abascal acepta unir sus diputados a PP y Ciudadanos, la derecha gobernará Andalucía por primera vez desde que existe la autonomía.

La irrupción de Vox es comparable a la que protagonizó Podemos en las elecciones europeas de 2014, en las que la formación de Pablo Iglesias obtuvo cinco eurodiputados. En tiempos de populismo, la presencia de Vox no puede sorprender y anticipa lo que puede ocurrir en unas elecciones generales porque no se puede olvidar que la extrema derecha, con un discurso abiertamente xenófobo y racista, ha conseguido su primer gran resultado en la democracia en una de las comunidades autónomas menos desarrolladas, con mayores índices de paro, y donde siempre había gobernado la izquierda.

El PP de Pablo Casado tampoco puede estar satisfecho de su resultado --baja seis puntos y siete escaños— y queda a ocho puntos del PSOE y a siete diputados. Los ataques a Vox para que “el voto del PP vuelva al PP” han resultado un fracaso y solo han hecho que legitimar el discurso ultraderechista. Sin embargo, Casado, que se ha implicado mucho en esta campaña, se refugiará en el desplome socialista para intentar armar una coalición con Cs y con Vox, con el que ya ha dicho que está dispuesto a pactar. Ciudadanos ha logrado un buen resultado –dobla los votos  y sube 12 escaños, de 9 a 21--, pero insuficiente para dar el 'sorpasso' al PP. La otra formación de la izquierda, Andalucía Adelante-Podemos, cosecha también un fracaso porque baja cinco puntos y se deja tres escaños, sin que recupere nada del retroceso socialista.

Con el pésimo resultado del PSOE en su comunidad fetiche, Pedro Sánchez intentará no adelantar las elecciones generales en este momento, pero la presión de la derecha para que disuelva el Congreso aumentará. Los independentistas catalanes serán decisivos.