Ir a contenido

Literatura infantil 'políticamente correcta'

La novelista Mercè Rodoreda. 

Apto para todos los públicos

Jenn Díaz

Hemos creado unas generaciones poco acostumbradas a historias como las que Rodoreda y Matute escribieron para el público infantil: no quisieron, en ningún momento, tratarlo como un género menor

Ni los cuentos para 'niños' (abro cursivas) de Mercè Rodoreda ni los cuentos 'infantiles' (vuelvo a las cursivas) de Ana María Matute presuponían que el lenguaje debía rebajarse, los temas dulcificarse y las historias allanarse. Las historias de 'Los niños tontos', de Matute, o 'Intermezzo per a infants', de Rodoreda, son crueles, oscuras, misteriosas o malvadas.

'El noiet roger', de Rodoreda, empieza diciendo: "Yo querría contaros una historia bonita. No sé si ésta lo será". Los finales de esos niños tristes y abandonados de Matute son de una ternura macabra, como acostumbra. Hoy en día no pasarían el filtro de literatura infantil políticamente correcta. En algunos de ellos no hay moraleja, o no es demasiado evidente. No existen los finales felices y por supuesto no se han apresurado a buscar palabras que los niños no deban buscar en el diccionario.

Que son para niños lo han decidido ellas, y los niños deberán adaptarse a los bosques encantados o las desgracias familiares. No habrá lugar para la compasión absurda o para un exceso de sobreprotección literaria. El mundo entero intenta evitarles el dolor, y por eso contrasta tanto con lo que las dos autoras han decidido que serán cuentos para niños.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Parece que hemos olvidado que los cuentos que más y mejor conocen las generaciones de niños modernas, tienen sus originales en los hermanos Grimm, y que la transformación que han sufrido para popularizarse ha convertido en nuestros niños y niñas en una literatura vacía, llena de mensajes de buenas conductas y educación exquisita. Los finales, siempre dulces. Las historias, emotivas en su justa medida.

Pero las historias de adultos de Mercè Rodoreda y Ana María Matute son igual de profundas y punzantes que las historias para niños. Eso las convierte en autoras poco leídas en la etapa infantil, porque hemos creado, con la corrección, unas generaciones poco acostumbradas a historias como las que ellas escribieron para el público infantil: no quisieron, en ningún momento, tratarlo como un género menor. No es, por supuesto, apto para todos los públicos.